Footprints: The road of your life: We raffle 5 DVD

Footprints, the most viewed documentary film in Spain in 2016, is now available in DVD

Fernando Borjas
20/12/2016 19:24
'Footprints: El Camino de tu vida'

'Footprints: El Camino de tu vida'

'Footprints: El camino de tu vida', directed by Juan Manuel Cotelo, follows closely the story of a group of people who embark on a journey of 1,000 kilometers for 40 days, pilgrims who begin their journey after seeing an advertisement published in Arizona in search of one's existence. The destination, the Camino de Santiago, the centennial route with hundreds of different starting points but always ending in the Cathedral of Santiago.

The documentary film Camino de Santiago has gone through cinemas throughout Spain in 2016 with a notable success, but now it wants to extend its message to many more people interested in the vital experience of the Route Jacobea, and that is why it launches in physical format. The 'Footprints' DVD also includes up to 1 hour with extras like deleted content and a 'how-to' about shooting this documentary film. If you do not know it, you can see the trailer here.

In ViveCamino we want to celebrate the launch of 'Footprints: El camino de tu vida' on DVD by drawing 5 copies through our fan page on Facebook until next January 2nd. If you want to participate just follow the steps below:

All those who meet the three requirements mentioned above will enter the draw. The winners will be chosen at random from all the participants, being announced publicly on January 3 in ViveCamino. The contest is valid for all residents in Spanish territory. The deadline for participation ends on Monday, January 2, 2017 at 11:59 pm. By participating you accept the policies for contests and drawings of ViveCamino.

Activity

To live the Camino you must be registered and/or logged. Take the first step and start your story!

Recent activity
Sin avatar
Rafa Nunca Jamas 25/03/17 12:08:07
13
Un día oscuro claro y soleado en la Via de la plata, 38 grados de temperatura ambiente, 40 kilómetros de recorrido en la etapa y nada, solamente la nada por compañera, ningún árbol, ninguna sombra.
Las horas se hacen largas y escabrosas en un camino convertido en el yunque del sol golpeadodo incesantemente por el mazo de sus rayos, las gotas de sudor se precipitaban corta el arenoso y polvoriento suelo de la calzada y esfumándose en ínfimas e irrisorias nanonubes de vapor.
El avernal calor se vuelve cada vez más agobiante y ya agoté todas mis reservas de agua, ninguna fuente a lo largo del camino y sin ninguna posibilidad de reponer más agua hasta llegar a mi destino.
Perdido y atrapado en la adversa monotonía de este camino repentinamente vuelto oscuro y tenebroso, mis pasos son cada vez más ralentizándose por la sofocante canicula que despiadadamente cruel me asola, ya no tengo fuerzas para poder pensar en nada, toda mi cabeza se turba en una mezcla de pensamientos y recuerdos que hacen que nada de cuán pase por mi mollera pierda todo fundamento y sentido.
Mi garganta cada vez más seca y enjuta, ya me salía arena de hasta la junta de mis encías con los dientes y las muelas, la moral cada vez más baja y caída, todo cuan me alcanza la vista me da delante de mis ojos vueltas hasta alcanzar una vertiginosa velocidad centrífuga, siento náuseas y por mi boca comienza a emanar vomitos hediondos,y , mi vista se comienza a nublar cada vez más y más hasta que la imagen se vuelve cada vez más oscura... Siento que ya he dejado de existir, en ese momento, el maligno hiende con su tridente de fuego dentro de mi adredada alma, y cuando hunde sus mugrientas garras en mi pecho para arrancarme mi maltrecho corazón; en ese instante regresé a la calzada, en aquel desolado camino, cuando recobré la vista, difusa aparece la figura de un pálido ginete montado sobre un bayo caballo frente a mí, vestía una negra túnica roída y ara piensa mientras que en otra mano blandía una oxidada y afilada guadaña, y dirigiéndose a mí con voz de trueno me dijo:
-Tu has de morir como todos, pero aún no es tu hora.
- Desperté en un hospital, tenía endosó en mi cuerpo vías dándome suero con alimento por mis venas y cables pegados con electrodos desembocaban en mi tórax.
Yo aún aturdido, pregunte a la viviente que se me acercaba vestida con un pijama de enfermera y sobre el una ceñida bata blanca
-¿donde estoy?,
-estas en el hospital, en la uci.
-¿que me ha pasado? -pregunté yo a la enfermera mientras ella me retiraba el termómetro de mi axila.
-ya no tienes fiebre. Menuda la que has liado por hacerte a la calzada con todo este calor que está haciendo. Ahora tan solo descansa.

-¿ Habré a caso muerto y he ido a parar al peor de todos los infiernos????... me preguntaba yo hacía mis adentros mientras trataba de hacer salíba y mis fosas nasales volvían segregar mucosa pituitaria.

Nunca en mi vida imaginé que en momentos como este, lo primero que viere sería a una enfermera tan osca, seca y antipática, cuando de repente, por la puerta de la uci aparecieron celadores para arrastrar mi cama...
-Tranquilo, vamos a trasladarte a voces, el hospital está lleno como para llevarte a planta, tú ya no necesitas estar aquí.
-¿me llevan al infierno?...
- no, tan solo a boxes.
Contestó uno de los celadores mientras me bajaban por un ascensor mugriento y con la pintura levantada y descascarillada, a la vez que sobre mi faz los tubos fluorescentes del plafón que alumbraban la cabina se encendían y apagaban continuamente cómo si la electricidad quisiera dejar de existir, hasta que me depositaron en un box donde me cerraron las cortinas que me separarían visualmente del resto de pacientes quejosos de dolor y en espera por ser atendidos.
- Las vías y cables presididos en mi cuerpo se volvían cada vez más molestos, La Luz fría del box me cegaba los ojos y la espera se volvía cada vez mas agobiante mientras tenía que aguantar los agonizantes queridos de los demás enfermos, sí. En pleno siglo XXI, nuestro sistema sanitario que tanto presume de ser el mejor del mundo, aún sigue siendo tan precario como en cualquier país bananero.

Aún aturdido, apareció una figura femenina sexi embutida en una bata blanca, aunque su cara era la de una mujer ya metida en años y con es cutis ya rugoso.

-¿ eres la muerte, vienes a llevarme????, - pregunté mientras con su mano suave tomaba mi muñeca para contar mis pulsaciones.
- no, tan solo soy tu cardióloga.
-respondió ella con una voz más amable y sensual.
- Desprendía un fuerte efluvio feromónico a Chanél y su aliento era fresco como la menta y la hierbabuena, me hizo abrir la boca y con un palillo me examinó la garganta y me dijo que pronto estaré mejor y que me iría a casa.
-¿que me ha pasado, por qué estoy aquí?...
-tuvisteis un fuerte golpe de calor en la Vía de la plata y un arriero montado sobre un Caballo halló cargado con aperos de labranza te encontró tirado inconsciente en la calzada.
-entonces yo me expliqué porque se me apareció la muerte y no era para llevarme.
Otra enfermera se dispuso a retirarme las via y los molestos electrodos y me dió a beber un vaso de agua,a la vez que me increpaban sobre cómo la que lié con haber salido a peregrinar con ese calór por los páramos, vino la guardia civil y una ambulancia tubo que traerme, ¡ tienes maldiga suerte de estar vivo!.
Y justo cuando yo ya creí que me iba a dejar en paz, aparecieron más enfermeras y celadores amedrentandome con lo mismo, hasta el último mono del hospital tenía que venir a regañarme, hasta el consejero de sanidad que ese día vino a curarse de una heridita que se hizo en un dedo ( Dios sabe cómo ni me importa) a tocarme la moral de por qué cometí semejante estupidez de salír ese día con el calor que hacía...
Cuando de pronto, se armó un revuelo por todas las urgencias... eran unos jóvenes borrachos que habían tenido un accidente con su coche.
Yo no deseo que eso le ocurra a nadie, pero fueron mi salvación, por fin un momento de tranquilidad y de gloria, por fin me dejarían en paz y haber si se desquitan con esos pobres desgraciados.

Más tarde regresó la cardióloga, - ¿también Vd me va a echar la bronca?,
- no, solo a traerte buenas noticias... ya estás dado de alta, no estas grave, pero no estás bien, tienes el pulso demasiado alto... ya lo sé, tengo arritmia, una pequeña fibrilación...
-Tubistes un golpe de calor, y tu pulso se aceleró hasta 140 mínimo y solo hemos conseguido bajarte hasta 115, y eso es mucho para caminar por esos mundos De Dios.
Puedes hacer ejercicio, pero no esta barbaridad de la Vía de la plata.
- Esas son mis pulsaciones, - yo le contesté, padezco de arritmia y mientras estoy en lista de espera para ser intervenido, pues la seguridad social ya se sabe... decidí peregrinar para rogar a Dios y al Apóstol Santiago por mi curación, que promete ser más rápida que la del sistema sanitario español.

- Toma, ya tienes el alta, vístete y ya puedes marchar con Dios, pero a casa.
-Gracias Doctora por haberme atendido. Y la propiné con un fuerte abrazo para despedirme de ella.

Al final y tras pasar todo el burocrático tiempo que acostumbra la Seguridad social, la arritmia me fue tratada y erradicada mediante una intervención de Estudio cardiofisiologico.

No he vuelto más a ningún camino De Santiago, no me ha traído más que dolor y sufrimiento. Desde entonces todos mis veraneos són esquiando en pistas de nevadas montañas, bogar en piraguas por ríos de aguas bravas y retirarme a hidíllicas tranquilas y paradisiacas agrestes playas.
Allí no existe ningún espíritu como dicen del camino, no me reedificare el alma como dicen ni seré otra persona nueva y reconfortada, ¡¡¡¡ PERO POR LO MENOS ME RELAJO !!!!.
1 3
Sin avatar
Maxim 27/03/2017 07:10:14
0
Duro tu relato, menos mal que saliste del mal trago.
0
Sin avatar
guillermo delgado 25/03/2017 17:29:27
0
Sin comentarios, cada uno es libre de elegir su camino; la prudencia es una virtud
0
David Romero
David Romero 22/12/16 17:16:07
00
Buen premio, a ver si hay suerte y cae uno por aqui.
0 0
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Cities & Towns | Hostels | Lodgings | Restaurants | Saddlery | Doctors | Points of interest | Bikes workshop

Contact us | Terms of use | Authorship | Web Map

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Powered by Hyliacom