Reportaje

Descubre la magia del Camino de Santiago Portugués por la costa

Camino de Santiago

Camino de Santiago

Esta ruta jacobea menos masificada se cubre en 8 días, ofrece infinidad de atractivos paisajísticos e histórico-patrimoniales y tiene un clima fresco agradable a lo largo de todo el año.

Entre todas las sugestivas opciones en caminos que tienen los peregrinos a Compostela, el Camino de Santiago Portugués por la costa ofrece multitud de ventajas, tanto en lo que respecta a la calidad de la experiencia como a las vertientes más prácticas.

Así, se trata de una ruta xacobea que ya parte de un sitio legendario: Baiona, el pequeño pueblo pesquero vigués que tuvo el honor de ser el primer lugar en el que se recibió la noticia de la llegada de Colón a las Indias en 1492.

De ese inmejorable emplazamiento, nace un camino poco transitado, con todo lo que ello implica, pero rebosante de encantos, que brinda increíbles rutas senderistas que atraviesan grandes bosques y los paisajes del Océano Atlántico.

Precisamente el recorrido paralelo a la costa hace que se disfrute del efecto de moderación térmica que ejerce el mar, lo que se traduce en una temperatura fresca agradable a lo largo de todo el año, por lo que se trata de una ruta que se puede recorrer prácticamente en cualquiera de las estaciones, a diferencia de otras alternativas también muy atractivas como el Camino Francésen sus múltiples trayectos, que sería más recomendable para mayo-junio.

Un fantástico lugar de partida

Los sitios con encanto aguardan al peregrino desde el mismo punto de partida en Baiona, un sitio que todavía preserva la magia de los pueblos pesqueros de antes, y que aloja el monumento dedicado al Encuentro Entre Dos Mundos, así como un museo temático de la Carabela Pinta, la embarcación que trajo la buena nueva de la llegada de la expedición colombina, a lo que en ese momento se pensaba que eran las Indias.

En el trayecto de Bayona a Vigo, que sería la siguiente parada en el camino, se atraviesa a pie nada menos que un puente de época románica, el de la Ramallosa, que data del siglo XIII, y sea cual sea la opción de ruta que se escoja a continuación, conducirá a unas impresionantes vistas a la bahía viguesa y a las Islas Cíes.

La propia ciudad de Vigo brinda a los peregrinos calles fantásticas para callejear y monumentos como la Colegiata de Santa María, o edificios históricos como la Casa de Estanislao Durán, que acreditan la pujanza de la localidad a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Confluencia con el Camino Portugués interior

Después de abandonar Vigo se pasa por Redondela, que al margen de ser muy conocida por sus acueductos decimonónicos de Madrid y de Pontevedra, es el punto en el que confluyen el camino costero portugués y el del interior.

La siguiente parada supone un auténtico paraíso para los amantes de la buena mesa, ya que hablamos de Arcade, la capital de la ostra y el marisco de Galicia, un lugar que además proporciona unas magníficas estampas de la Ría de Vigo.

La etapa de Arcade a Pontevedra también depara puentes medievales como el Ponte Sampaio que cruza el río Verdugo, que da paso a un bonito trazado empedrado en el que se disfrutan de vistas prodigiosas de la ría. Mientras que una vez llegados a la capital de la provincia homónima, el Santuario de la Virgen Peregrina erigido en el siglo XVIII sería un lugar de visita obligada.

Una merecida recompensa para los peregrinos

Para relajarse después de varios días de caminata nada mejor que lo que aguarda a los peregrinos en la siguiente estación de su trayecto: las aguas termales de Caldas de Reis, que resultan balsámicas para reparar el cuerpo y preparar el espíritu para las últimas etapas del viaje, cuyo siguiente recorrido lleva a Padrón, que aloja la Iglesia de Santiago y el Convento do Carmen del siglo XVIII.

Después únicamente quedaría una etapa final hasta Santiago, que pasa por el santuario de A Escravitude, que tiene una fuente a la que se le atribuyen poderes curativos, proporciona estampas tan rotundas como las del Castro Lupario, una antigua fortaleza que destaca por su valor arqueológico; y culmina en la cumbre de Agros dos Monteiros para admirar la impresionante vista panorámica de la ciudad del Apóstol, que permite divisar incluso la propias torres de la Catedral.

Los peregrinos ya solo tendrían que llegar a Santiago, abismarse en su belleza y recoger la Compostela que acredita la realización del Camino Xacobeo.

Últimos contenidos
Consejos
Curiosidades
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Política de privacidad | Política de Cookies | Condiciones generales | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web | Consentimiento

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado y administrado porHyliacom