Reportaje

La espiritualidad del Camino de Santiago

El Camino de Santiago puede provocar en el peregrino una auténtica conexión espiritual que favorece el desarrollo personal.

Peregrino en el Camino

Peregrino en el Camino

Es evidente que existen muchos y varios motivos por los que los centenares de miles de peregrinos que llegan hasta Santiago de Compostela cada año, realizan el Camino de Santiago solos o con la compañía de amigos o familia. Por supuesto hay un componente de aventura, atraídos por hacer algo diferente y vivir experiencias en contacto con la naturaleza y otros peregrinos. También está el componente turístico, siendo España y Galicia un país para disfrutar por sus paisajes, sus hospedajes y su gastronomía. Pero también nos encontramos con un tercer componente importante, el espiritual.

El Camino de Santiago, igual que muchas otras peregrinaciones del mundo, y más siendo esta una de las principales, ha sido originalmente y esencialmente conservado por su espiritualidad. Aunque la espiritualidad del Camino de Santiago no es algo que pueda medirse o tenga un valor concreto, lo cierto es que muchas veces el peregrino termina por sentir este valor intrínseco, siendo o  no una persona creyente. Y es que, reconozcámoslo, la experiencia de hacer el Camino puede cambiarnos la vida.

La espiritualidad puede llegar en el Camino

Las personas que han experimentado o han llegado a sentir la espiritualidad del Camino de Santiago saben bien que, sin duda, esta experiencia puede cambiar su modo de vida. Como mínimo, el concepto que tenían del Camino de Santiago. Hay una frase muy bella que describe la espiritualidad o la vivencia: "Empezó como caminante y acabó como peregrino". Y es que, por supuesto, son dos cosas muy diferentes y ocurre de forma constante, tanto en personas devotas como en las que comienzan su Camino sin ningún tipo de sentimiento religioso.

La transformación de las personas que realizan el Camino de Santiago en cualquiera de sus rutas, puede ser producida por un montón de factores, siendo el religioso el más obvio. Pero no el único: la posibilidad de vivir una aventura única en la vida, el compañerismo que se vive con otros peregrinos, la posibilidad de disfrutar y sumergirse en la naturaleza más bella y tranquila... El Camino de Santiago ha sido diseñado de forma completamente orgánica para sentir su espiritualidad en muchas de sus virtudes, lo que transforma a un gran número de peregrinos.

A medida que el peregrino avanza hacia Santiago, a medida que conoce parajes, compañeros de Camino, lugares bellos que parecen sacados de los mejores cuentos y relatos... a medida que su cuerpo se acostumbra el Camino de Santiago, pueden llegar a experimentar esta transformación espiritual. Por ello hay personas que repiten decenas de veces el Camino de Santiago en todas sus rutas, personas que deciden quedarse a vivir cerca del Camino, que cambian sus prioridades en la vida en favor de lo que han podido sentir en su viaje. No es sólo un Camino físico, es también un Camino interior.

Naturaleza en el Camino

Naturaleza en el Camino

El Camino te cambia, no vuelves igual

Muchas personas coinciden en que a su regreso del Camino de Santiago algo ha cambiado dentro de ellos, no vuelves igual que cuando te has ido. El Camino y sus experiencias, especialmente si hacemos un viaje largo y pausado, ayuda a encontrarnos a nosotros mismos y reflexionar sobre nuestro día a día. El recorrido personal mientras reflexionamos y pensamos, caminando kilómetro tras kilómetro, es un viaje interior que en pocas experiencias podremos realizar tan adecuadamente como en el Camino de Santiago. Como decimos, el Camino ha sido naturalmente diseñado para facilitar esta experiencia.

Y esta sensación puede llegarnos seamos creyentes o no, católicos, budistas o de cualquiera otra religión del mundo. Vivimos en una sociedad tan ajetreada, tan dada a absorbernos por completo, que una reflexión interna sobre nosotros y nuestra vida sólo es posible en momentos como este: haciendo el Camino de Santiago, mientras recorres un bello paraje en soledad y descubres la sencillez de las cosas. Es una auténtica conexión espiritual que favorece el desarrollo personal.

El Camino de Santiago para una persona creyente

Es obvio que una persona católica puede experimentar con mayor facilidad la espiritualidad del Camino de Santiago mientras realiza su viaje. En este caso, los peregrinos que realizan el Camino simplemente por un motivo religioso, se les aconseja que además de prepararse física y técnicamente, también lo hagan espiritualmente. De forma tradicional los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago por un componente religioso podían dividirse entre los que lo hacían por devoción personal, para cumplir una promesa o voto, o como penitencia por sus pecados.

Las personas creyentes que quieran prepararse espiritualmente para el viaje pueden acudir y buscar consejo en su párroco local, quien les podrá ayudar en el material espiritual para la reflexión y la oración a lo largo del Camino. Muchas creyentes también desean recibir la Bendición del Peregrino antes de comenzar su Camino, y es recomendable informarse bien sobre el trayecto, los puntos sagrados que visitar y la historia sobre el Camino y la Tumba del Apóstol Santiago en Compostela, objetivo final del trayecto.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
Sin avatar
Irahc 02/11/19 23:33:43
00
Un gran artículo !!!
0 0
Últimos contenidos
Consejos
Curiosidades
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Política de privacidad | Política de Cookies | Condiciones generales | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado y administrado por Hyliacom