Reportaje

¿Cuánto cuesta comer en el Camino de Santiago?

Despejamos todas las dudas acerca de cuánto cuesta comer en el Camino de Santiago, si es aconsejable llevar comida, o si se puede comer en los albergues que visitemos

Mercado de Abastos (Santiago de Compostela) - kateafter/iStock

Mercado de Abastos (Santiago de Compostela) - kateafter/iStock

Si algunas personas todavía no se decantan a realizar el Camino de Santiago es porque no conocen la cantidad exacta de dinero que necesitan para completarlo. Para solucionar esta incertidumbre tenemos que analizar diferentes aspectos del propio camino, como la distancia o el tiempo que tenemos para realizarlo, además de otros aspectos como la comida y su precio en cada localidad que vayamos a cruzar. 

¿Cuánto cuesta comer en el Camino de Santiago?

El gasto de las comidas es, junto al gasto del alojamiento, la parte más importante a tener en cuenta del presupuesto. Para calcularlo primero debemos conocer las diferentes opciones de las que disponemos además de tener en cuenta de que son tres las comidas mínimas que deberemos realizar durante el camino y que se pueden adaptar según las necesidades de cada uno.

Si nos centramos en el desayuno, tenemos 2 opciones entre las que escoger: comprar el desayuno en el supermercado o ir a desayunar a una cafetería. La primera opción es más rentable si somos un grupo algo amplio ya que podremos repartir, sin embargo no si uno va solo ya que desperdiciará gran parte de la comida. Comprar un litro de leche para una persona no compensa en el presupuesto, por lo que es mejor desayunar en la cafetería por los 2 euros de media que cuesta por persona.

Con relación a la comida, debemos saber que en cualquier ruta jacobea existen paradores, tabernas, bares y restaurantes en los que podemos parar para coger fuerzas para continuar con la etapa. Cada uno de ellos tendrá una media de precios diferente por lo que es mejor comparar un poco antes de encontrar el más adecuado para nosotros. En la mayoría de ellos existe el popular menú del día o incluso el menú del peregrino, de aproximadamente 10 euros en ambos casos.  

La última comida del día sería la cena, en la cual tenemos muchas más opciones a la hora de ahorrar dinero. Por un lado podemos acercarnos a un supermercado y comprarnos algo ligero para cenar, mientras que por el otro podemos comprar algo sencillo como un sándwich en un establecimiento. En este último caso podemos fijarnos unos 8 euros de gasto ya que existen muchos platos sencillos disponibles por ese precio. Este importe puede ser menor en el caso de que compremos en un supermercado la cena, sin embargo hay que tener en cuenta que también necesitaremos algo de merienda por lo que es mejor establecer 10 euros de media.

Una vez hemos analizado el coste medio de las comidas diarias, podremos saber que aproximadamente necesitaremos unos 22 euros diarios para poder comer correctamente en el Camino de Santiago. Si tenemos pensado hacer el Camino de Santiago en una semana nos supondría un total de 154 euros por persona aproximadamente.

¿Se puede llevar comida al Camino de Santiago?

Los peregrinos pueden llevar la comida que quieran al Camino de Santiago, sin embargo tendrán que tener algunos aspectos en cuenta. Al llevar una gran cantidad de comida en la mochila esto puede pesar más, lo que supondrá todo un riesgo para nuestra salud y hará que lleguemos más cansados. En el caso de llevar poca comida o alimentos más pequeños como por ejemplo frutos secos, no tendríamos este problema, sin embargo deberíamos analizar si realmente los necesitamos para el Camino.

Otro factor a tener en cuenta es la caducidad de los alimentos. No tiene sentido llevar comida que sabemos que tendremos que tirar al día siguiente, por lo que lo mejor es analizar lo que realmente necesitamos para el camino. Una botella para el agua, por ejemplo, sí que es algo necesario para recorrer cada etapa e incluso nos ayudará a recobrar fuerzas a la hora de superarlas.

¿Puedo comer en los albergues?

En la mayoría de albergues del Camino de Santiago no encontraremos un servicio de comidas como si de un mesón o un restaurante se tratara, sin embargo sí que hay otros servicios a nuestra disposición. En casi todos los albergues públicos existe un espacio para cocinar, algo que muchos peregrinos aprovechan para ahorrar en el presupuesto.

Si queremos aprovechar este servicio, especialmente en el caso de la cena, hay que tener en cuenta que estos espacios no contarán con todos los equipos ni aparatos electrónicos a los que estamos habituados. En la mayoría de los casos, contará con las cosas justas para realizar comidas rápidas, como bocadillos, pasta o ensaladas, y seremos nosotros los que debamos llevar nuestros propios utensilios. Un cazo y algunos cubiertos biodegradables son la mejor opción para estos casos.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente

No hay ningún comentario en este muro social

Últimos contenidos
Consejos
Curiosidades
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Política de privacidad | Política de Cookies | Condiciones generales | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado y administrado por Hyliacom