Artículo

Camino de Santiago: Cómo cuidar los pies

Tus pies son una de las cosas más importantes que debes cuidar mientras recorres el Camino de Santiago o sino te frenarán en seco

Cuida tus pies en el Camino de Santiago

Cuida tus pies en el Camino de Santiago

Cuida tus pies mientras recorres el Camino de Santiago

Cuando nos lanzamos a preparar el Camino de Santiago todos los peregrinos nos preocupamos por repasar al detalle cada etapa de la ruta que vamos a recorrer, calcular el equipaje al milímetro, elegir la mochila perfecta y pesarla llena o asegurarnos de llevar ropa de abrigo y para los días de calor. Muchos repasamos antes de partir todos los consejos para hacer el Camino de Santiago, sin embargo en ocasiones nos olvidamos de una de las cosas más importantes: los pies, los dos pilares fundamentales de los que depende que lleguemos en las mejores condiciones posibles a Santiago de Compostela o nos tengamos que borrar del partido en el descanso. 

Los pies hay que cuidarlos y atenderlos antes y después de cada etapa y saber curarlos si aparecen ampollas, rozaduras o tendinitis, en cuyo caso hay que buscar la ayuda de profesionales. 

Calzado y equipamiento en el Camino de Santiago

Nuestra intención no es recomendaros un calzado concreto para hacer el Camino de Santiago, ya que ya lo hicimos hace unos meses. Zapatillas de trekking, botas, sandalias de montaña... todas son aptas y depende mucho del tipo de terreno que vayamos a caminar y sobre todo la época del año. En lo que sí queremos insistir, aunque ya lo hayas escuchado muchas veces, es en que no te lances a hacer el Camino de Santiago con calzado nuevo, un error muy común que puede hacerte la experiencia cuestarriba y tampoco con un calzado demasiado gastado, con la plantilla o el interior deteriorado. En cuanto a la talla, nunca nos puede quedar el calzado justo: hay que asegurarse al elegirlo de que los dedos de los pies no tocan con el fondo de la zapatilla, pudiendo introducir un dedo tras el tobillo si pegamos el pie hacia delante.  

La razón de no estrenar calzado en el Camino es la misma por la que un atleta no estrena zapatillas de running en una maratón. Durante las decenas o cientos de kilómetros que vas a recorrer caminando, vas a dar una gran cantidad de pasos, y un calzado rígido te va a pasar factura antes o después. La mejor idea es utilizar calzado usado, como mínimo estrenado dos o tres meses antes de lanzarte al Camino, y mucho mejor si entrenas con él dando largos paseos durante este periodo de preparación. El entrenamiento es por otra parte muy recomendable para habituar a los pies a la rutina de caminar muchos kilómetros y así reducir la aparición de ampollas. Es habitual su aparición en los peregrinos que no han dedicado un tiempo a prepararse.

Calzado para el Camino de Santiago

Calzado para el Camino de Santiago

Otro elemento fundamental de nuestro equipamiento son los calcetines, que bajo ningún concepto deben ser de algodón, sino de material sintético y sin costuras. Los pies tienen que transpirar y el algodón lo que hace es empaparse sin dejar salir el calor fuera y creando humedad, que favorece las ampollas. A la hora de ponernos el calzado antes de cada etapa hay que revisar bien que no hay arrugas en los calcetines para que no aparezcan rodaduras, algo a lo que ayuda que los calcetines no tengan costuras. Muchos peregrinos aconsejan asimismo aplicar vaselina en la planta de los pies y entre los dedos antes de ponerse los calcetines para evitar rozaduras

¿Qué hacer ante las ampollas?

Las ampollas que nos salen en los pies al caminar son producto o bien del roce continuo del calzado o bien de una humedad excesiva dentro del calcetín por el sudor (por ejemplo si nuestro calzado no es del material adecuado). Aunque no siempre es lo corriente, si tenemos suerte, podemos coger las ampollas a tiempo mientras caminamos para evitar que vayan a más. En este caso, por ejemplo si notamos las primeras molestias a mitad de etapa, lo mejor es combatirlas de manera provisional con un parche autoadhesivo de farmacia tipo Compeed, una gasa o aplicando vaselina en la zona para aliviar el roce.

Pero desgraciadamente en la mayoría de los casos, cuando nos demos cuenta la ampolla ya se habrá formado. Para evitar que la ampolla se haga más grande y nos estropee el Camino, hay que pincharla para extraer el líquido de su interior, nunca cortar la piel ya que caminar sin esa protección natural se volverá imposible. Si decidimos pinchar nosotros mismos la ampolla y no acudir a una clínica médica (por encontrarnos lejos de una, por ejemplo) debemos hacerlo bajo las mejores condiciones higiénicas que podamos para así evitar que se termine infectando.

Cuida los pies en el Camino de Santiago

Cuida los pies en el Camino de Santiago

Para ello necesitamos una aguja desinfectada (con un mechero por ejemplo), polividona yodada (Betadine) y un hilo de coser. Antes de nada hay que limpiar la zona de la ampolla con las manos limpias; no intentes pincharla con todo el sudor acumulado del día sin pasar por la ducha antes, pues se te puede infectar con facilidad. Hay que pinchar la ampolla con mucho cuidado y secar el líquido por ejemplo con una gasa; cuando lo hayamos extraído todo, hay que aplicar betadine dentro de la ampolla y pincharla por el extremo contrario. Con toda la zona limpiada con betadine, enebramos un hilo con la aguja, lo introducimos por un agujero y lo sacamos por el otro. De esta manera el hilo irá drenando el líquido producido por la ampolla hasta que ésta se seque y se caiga tras varios días. 

¿Qué experiencias tienen los peregrinos con sus pies?

Estos son los consejos que nos han dejado amablemente algunos peregrinos veteranos en redes sociales:

Francisco Javier: Antes de caminar una capa de vaselina en todo el pie (incluido entre los dedos) si por el camino te encuentras algun riachuelo y llevas algunos km ya echos descalzate y pon las plantas en el agua y posteriormente poner hacia arriba despues de hacerlo varias veces volver a calzarte (sentiras mucho alivio )tanto en el trascurso de la etapa como al final estirar bastante las piernas y gemelos y por ultimo despues de la ducha una buena crema hidratante !!! Asi todos los dias y se llevara un camino bastante bien en cuanto a estado de las piernas !!!

Pilar: En dos años que lo he hecho y no he tenido problemas. Llevaba 2 pares de zapatillas usadas, cada dia cambiaba. Por las noches despues de la ducha me "fregaba" los pies con alcohol de romero. Por las mañanas me ponia tiritas de COOMPED en las zonas que pensaba que podria tener rozaduras o ampollas y luego me untaba todo el pie con vaselina, mucha, y el calcetin encima. A media mañana cuando parabamos un rato a comer algo, me quitaba zapatillasy calcetines y dejaba el pie un poco al aire. Luego vaselina y calcetin y seguir marcha. Esto me lo recomendo un experto y me ha ido siempre fenomenal. Cero dolor, cero ampollas......Ah ! Calcetines sin costuras.

Maria: No lavarlos con agua caliente antes de iniciar la ruta. Usar calcetines sin costura. Ahora hay gran variedad. Lubricarlos bien con vaselina antes de empezar cada ruta. Si hace calor refrescamos con agua fría ( hay muchos riachuelos por el Camino) y volver a colocar vaselina. Y claro, cambiar calcetines.

Alberto: Vaselina antes de empezar, poner calcetines secos cada 10kms y más vaselina, quitarse las botas cada vez que te pares para que los pies respiren. Botas con Goretex transpiran pero sólo un poco, con calor se suda mucho. Si no llueve lo mejor son zapatillas buenas de correr o sandalias de trekking. Al acabar, después de ducharte un buen masaje con crema para los pies.

Actualidad La Voz
Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
Sin avatar
Jaor 18/03/17 10:09:47
53
Lavarse los pies antes de iniciar el camino con abundante agua fría sin jabón, llevar calcetines limpios. Cuando hemos finalizado el camino, después de ducharse, ir calzados con sandalias sin calcetines mientras no haga excesivo frío durante toda la actividad. Dormir con los pies fuera del saco y sin calcetín. Saludos.
5 3
Sin avatar
guillermo delgado 18/03/2017 19:36:51
0
Yo para descanso y ducha llevo unas crocks, mas cómodas que las del dedo
0
Sin avatar
guillermo delgado 18/03/2017 19:33:55
0
A mi me va muy bien el Vick va Porups, no se si se escribe así, durante la noche o después de la ducha, no se si será por eso pero nunca me ha salido una llaga.
0
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom