Carrión de los Condes

Localidad

1 valoraciones
0
2
0

Qué ver en Carrión de los Condes

Carrión de los Condes ©Panoramio Antonio Alba

Carrión de los Condes ©Panoramio Antonio Alba

Puntos de interés turístico en Carrión de los Condes

Los caminantes no necesitan desviarse de la ruta jacobea para poder visitar la mayor parte del patrimonio monumental que aún conserva la localidad. De hecho, nada más acceder al enclave ya llegan a la ermita de Nuestra Señora de la Piedad, antiguo templo gótico de una sola nave que permanece cerrado todo el año salvo el 15 de septiembre, y, unos metros después, al real monasterio de Santa Clara, una de las fundaciones más antiguas de clarisas de España.

Fue fundado por dos compañeras de la santa sobre un palacete mudéjar. En su iglesia neoclásica se guardan la imagen de La Piedad y El Santo Cristo, obras de Gregorio Fernández, máximo exponente de la escuela castellana de escultura. En el museo del monasterio se conservan distintas piezas de varios siglos entre las que destaca por su fama El Niño Jesús con dolor de muelas y las colecciones de monedas y belenes del mundo.

Tras esta visita, la vía de peregrinación continúa por la plaza Piña Merino y la calle Santa María para desembocar en la plaza del mismo nombre, donde se levanta majestuosa la iglesia de Santa María de las Victorias o del Camino, el templo más antiguo de la localidad. Románico de inicios del siglo XII, su construcción parece estar vinculada el tributo de las cien doncellas. Este tributo fue un reconocimiento que el rey Mauregato (año 783), hijo bastardo de Alfonso I el Católico, hizo a Abderramán I por ayudarlo a tomar el trono asturiano. Se comprometió a entregarle cada año cien doncellas vírgenes, algo que se produce durante un periodo de cinco años y medio. Muerto el rey, sus sucesores se niegan a mantenerlo. De esas cien doncellas, cuatro correspondían a Carrión. Fue en uno de los viajes realizados por los moros para cobrar este impuesto cuando sucedió, según la leyenda, el milagro de los cuatro toros.

Una manada de toros salieron supuestamente al encuentro de los moros, haciéndoles huir y quedando, por tanto, las doncellas libres. Como gratitud a Dios por este hecho, se levantó una iglesia en cuya puerta principal hay unos relieves que según algunos críticos hacen alusión a esta leyenda al representar a figuras de toros y doncellas.

En el interior del templo destacan las esculturas góticas de Santa María y el Cristo del Amparo. La vía de peregrinación prosigue entonces su avance hacia la plaza Marqués de Santillana. Justo antes de llegar al lugar una placa recuerda la ubicación de la casa natal de este militar y poeta, considerado uno de los primeros historiadores de la literatura española (siglos XIV-XV). Acto seguido se deja a mano izquierda la plaza Mayor, donde se sitúa el Ayuntamiento, y ya se avanza por la calle de la Rúa, donde se levanta la monumental iglesia de Santiago (finales del siglo XII).

Eso sí, la estrechez de la calle impedirá a los romeros contemplar en su esplendor el bello conjunto. La portada del templo es una de las mejores muestras de la escultura románica -para algunos tan solo comparable al pórtico de la Gloria de Santiago-, con un soberbio pantocrátor rodeado de los cuatro evangelistas y con el apostolado bajo doseles trilobulados. En la arquivolta de la entrada se cuentan 24 figuras de oficios medievales. Actualmente, en su interior alberga un museo de arte sacro. Junto a esta iglesia se hallaba uno de los antiguos hospitales para peregrinos de la localidad, del que no resta más que una puerta de entrada de arco apuntado. El caminante enfila después la calle Esteban Collantes, anexa a la plaza de San Julián, en la que su iglesia guarda tres retablos barrocos y una imagen del patrono del núcleo, san Zoilo.

Ya de nuevo en la sirga peregrina, gira a la izquierda hacia la calle Piña Blasco y se dirige hacia la parte baja del enclave. Se cruza un puente sobre el río Carrión y ya se atisba justo enfrente otro de los grandes monumentos de la localidad, el que fuera monasterio de San Zoilo. Levantado, según se cree, en el siglo X, este monasterio estuvo adscrito originariamente a la orden de los benedictinos aunque a lo largo de los siglos pasó a pertenecer a la Orden de Cluny y a los jesuitas.

Poco a poco fue consiguiendo más poder y concesiones debido a su estratégica ubicación al pie del Camino. Además, hasta allí se trasladaron desde Córdoba las reliquias de algunos mártires hispanorromanos, como las de Zoilo (noble patricio romano muerto el año 300). A lo largo de la ruta jacobea cobró mucha fama debido a un hospital contiguo y al ofrecer a los romeros abundantes raciones de pan y vasos de vino. Los peregrinos que visiten el recinto apreciarán los distintos estilos con los que fue reconstruido a lo largo de los siglos.

Carrión de los Condes ©Panoramio Carlos Sieiro del Nido

Carrión de los Condes ©Panoramio Carlos Sieiro del Nido

La portada de su iglesia es románica, con columnas de mármol y capiteles de piedra, mientras que su grandioso claustro, uno de los mejores de España, es renacentista y plateresco. Se compone de galerías, arcos, molduras, medallones y columnas con cabezas de patriarcas, santos y reyes de fina escultura. El antiguo cenobio acoge el panteón de la poderosa familia de los Beni Gómez, condes e infantes de Carrión. Pero en el recinto también reservan unas dependencias para desarrollar el saber, el estudio y el conocimiento del Camino de Santiago.

Se trata del Centro de Estudios y documentación del Camino de Santiago, con su Biblioteca Jacobea, abierto en el año 1987 gracias al impulso de la Asociación de Amigos del Camino de Palencia. El proyecto surgió de una exposición con diferentes volúmenes que recorrió parte de la geografía española y que tuvo gran éxito. A partir de ella, la asociación decidió fijarla en una sede. Tiene desde entonces una biblioteca que fue creciendo en volúmenes hasta aglutinar los 4.500 actuales.

Entre ellos destaca una edición facsímil del Códice Calixtino, manuscritos antiguos y guías o diarios de peregrinos que les han hecho llegar después de visitar el lugar. El centro de estudios se puede visitar tanto con la entrada al monasterio de San Zoilo como de forma única. Los libros se pueden consultar en el lugar. No se pueden sacar salvo para ciertos estudios. También se puede consultar por Internet los volúmenes desde allí mismo.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente

No hay ningún comentario en este muro social

El tiempo en Carrión de los Condes

15/11/2019

neve

Ubicación
Mapa de establecimientos en la localidad
Servicios
  • Guardia Civil979880003
  • Policía local979880259
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Política de privacidad | Política de Cookies | Condiciones generales | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado y administrado por Hyliacom