Logroño

Localidad

1 valoraciones
1
1
0
Información

Los peregrinos se aproximan a Logroño después de dejar a mano izquierda el monte Cantabria, un gran mirador sobre la ciudad donde se comprobó la existencia de poblaciones prerromanas.

El barrio de San Antonio, y la carretera de Mendavia en particular, sirven como antesala a la capital riojana, a la que acceden por el puente de Piedra, uno de los símbolos del enclave. Antes de cruzar este paso dejan a mano derecha la Casa de las Ciencias, antiguo matadero municipal y en la actualidad centro temático con diversas muestras.

El puente de Piedra es de uno de los cuatro puentes que atraviesan el río Ebro a su paso por la ciudad. Terminado en 1884, se levantó sobre la estructura del que existía en el lugar con anterioridad y que era conocido como el de San Juan de Ortega, santo constructor del camino al que también se le dedicó una capilla que existía en su margen izquierdo. Se cree que este discípulo de santo Domingo de la Calzada fue el que levantó el puente original.

Ya en el otro margen la ruta jacobea avanza por la calle Ruavieja, la calle más antigua del nomenclátor logroñés, que explica, paso por paso, toda la importancia que tuvo y aún tiene el Camino Francés en esta ciudad. Señales amarillas ubicadas sobre los adoquines guiarán a los romeros por este itinerario. La primera parada de la calle está en la ermita de San Gregorio -este santo, obispo de Ostia, tenía como discípulos a santo Domingo de la Calzada y a san Juan de Ortega-, reconstruida en el entorno del lugar que ocupaba la original. También al principio los caminantes se encuentran con la iglesia imperial de Santa María del Palacio, próxima al albergue, levantada entre los siglos XII y XIII sobre otro templo fundado por la Orden del Santo Sepulcro. Su torre es conocida como la aguja y se ha convertido en uno de los símbolos arquitectónicos más conocidos de la ciudad.

Imagen 1639

A partir de las conchas grabadas en el suelo el romero adelantará el conocido como calado de San Gregorio, una de las muchas bodegas subterráneas de la capital. En el casco histórico logroñés abundan los vestigios de antiguas infraestructuras vitivinícolas, en algunos casos restauradas y abiertas al público como visita o adecuadas a otros usos culturales, y en otros casos aún ocultas bajo los edificios. Como curiosidad, cabe destacar que en el siglo XVI se impidió el paso de carruajes herrados por la calle Ruavieja, para no perturbar el reposo de los vinos que se elaboraban debajo.

Atravesada la calle Sagasta, el recorrido desemboca en la plaza de la Oca, lugar que invoca las relaciones esotéricas del Camino Francés y este conocido juego. En la plaza los caminantes se encontrarán con un tablero gigante con dados incluidos, aunque no para jugar, en el que los motivos habituales se sustituyeron por los pueblos que atraviesa la ruta jacobea. Hay quien atribuye a los templarios la invención de este Camino de la Oca que, supuestamente, guardaría relación con el Camino de Santiago.

El tablero sería una guía no escrita del trazado jacobeo relacionado con la Orden del Temple. Quienes lo creen así también encuentran un cierto paralelismo entre la función de centinelas de los santos lugares que tenían los templarios y la función de guardián con la que antes eran usadas las ocas, muy escandalosas en presencia de extraños. A la izquierda de la plaza se sitúa la conocida como fuente del Peregrino y a su lado la iglesia de Santiago, con su fachada barroca y su impetuoso Santiago Matamoros en la portada. La historia recuerda cómo fue un discípulo del Apóstol, Arcadio, quien construyó un primer templo en este lugar en honor a Santiago. Esa primera iglesia fue ampliada con posterioridad y destruida por un incendio en 1500. La actual empieza a levantarse justo después.

En su interior, de única nave, los peregrinos contemplarán un retablo con la imagen del Apóstol durante la batalla de Clavijo y una imagen de la Virgen de la Esperanza, patrona de Logroño. Desde la torre de Santiago, de 40 metros de altura, se contemplan buenas vistas de la ciudad. En este templo se celebraron reuniones del concejo de Logroñó. También se utilizó como archivo municipal. Se puede visitar de lunes a domingo de 8.15 a 13.15 y de 18.30 a 20.00 horas. El peregrino enfila acto seguido la calle Barriocepo y, tras llegar a la plaza del Parlamento y observar el imponente Parlamento de La Rioja, que ocupa el antiguo convento de la Merced, se encamina hacia la puerta del Revellín, antiguamente conocida como puerta del Camino, llamada así porque por ella abandonaban la ciudad antigua los peregrinos. Del siglo XVI, está rematada por el escudo de Carlos V.

Se salva un foso por un puente y se continúa por la calle Once de Junio para dirigirse, acto seguido, a la plaza Alférez Provisional y ya hacia la salida de la ciudad. Como otras visitas imprescindibles dentro del casco antiguo, aunque no en la propia sirga peregrina, están la iglesia de San Bartolomé (siglo XII), en la que destaca su tímpano de su portada de estilo protogótico y la torre de estilo mudéjar; el edificio del mercado de abastos, levantado en 1929; y, sobre todo, la concatedral de Santa María de la Redonda (siglos XVI-XVIII), con su monumental portada y sus torres gemelas del siglo XVII. En su interior destaca el coro y en la girola, un pequeño cuadro de la crucifixión atribuido a Miguel Ángel. Se puede visitar los lunes de 10.00 a 11.00 y de 16.00 a 17.00 horas y el resto de los días, de 9.00 a 13.00 y de 18.00 a 20.00 horas. Visita a bodegas En Logroño o en sus proximidades hay varias bodegas visitables, con cita previa.

Se trata de Bodegas Campoviejo, Bodegas Darien, Bodegas Franco Españolas, Bodegas Marqués de Murrieta, Bodegas Marqués de Vargas, Bodegas Olarra, Bodegas Ontañón, Bodegas Viña Ijalba.  Una visita al castillo de Clavijo Aunque apartado de la ruta y a 15 kilómetros de Logroño, una visita que muchos romeros han realizado a lo largo de los siglos es la del castillo de Clavijo, una fortaleza y un paraje de gran simbolismo entre las leyendas jacobeas. Es allí donde la memoria popular sitúa la batalla de Clavijo, una de las más célebres de la Reconquista, dirigida por el rey Ramiro I de Asturias contra los musulmanes.

El enfrentamiento tendría su origen en la negativa del monarca a seguir pagando tributos a los emires árabes, sobre todo, el vergonzoso tributo de las cien doncellas, que debían ser entregadas anualmente al emir de Córdoba en virtud de un pacto de no agresión. La tradición avala la aparición en el combate del apóstol Santiago sobre un caballo blanco en apoyo de las huestes cristianas, lo que habría decantado la batalla a favor de este lado. En agradecimiento, Ramiro I concedió el 25 de mayo del año 834 el voto de Santiago, por el que se obligaba a los campesinos del país a pagar un diezmo a la catedral de Santiago.

Esta leyenda confirma al apóstol como símbolo del combate contra el islam, lo que avala su imagen como Santiago Matamoros. En el pueblo de Sorzano, cercano a Clavijo, se celebra en mayo la procesión de las Cien Doncellas, en las que varias jóvenes, vestidas de blanco y con ramos de acebo, mantienen vivo el recuerdo de aquel tributo. En la localidad de Albelda de Iregua existió hace siglos el monasterio de San Martín, donde está documentado el primer peregrino a Santiago de nombre conocido. Se trata de Gondescalco, un obispo francés que en el año 950, mientras peregrinaba hacia Compostela, se detuvo en ese monasterio a encargar la copia de un libro. Ese manuscrito se conserva en la actualidad en la Biblioteca Nacional de París.

Imagen 571

Los peregrinos llegan a la segunda gran ciudad del Camino Francés y al primer gran río de la ruta. El conocido puente de Piedra, donde se sitúa un punto de información al caminante, los ayuda a salvar el Ebro y a aproximarse al casco monumental de Logroño, capital riojana que creció por su condición de lugar fronterizo -durante siglos fue la frontera entre los reinos de Navarra y Castilla- y por el auge vivido al calor del Camino de Santiago. Ciudad de grata estancia, con más de 150.000 habitantes, acoge la mitad de la población de La Rioja. En ella los peregrinos encontrarán todo lo necesario para pasar la jornada y la noche y para disfrutar de su gastronomía y sus vinos. El recorrido por su casco histórico evoca muchos recuerdos jacobeos.

Curiosidades

El tipógrafo impresor Arnao Guillén de Brocar (siglo XV) instaló en Logroño una de las primeras imprentas. En ellas se imprimieron las indulgencias que se distribuían en Santiago a los peregrinos.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
correjaco
correjaco 10/07/16 12:30:20
00
3/5 estrellas
0 0
Ubicación
Localidad Dónde dormir Dónde comer Servicios
Servicios
  • Conexión por autobus
  • Cajeros
  • Farmacias
  • Guardia Civil941221100
  • Policía local941235011
  • Conexión por tren
  • Supermercados
  • Paradas de taxi
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.