Actitudes para afrontar el Camino antes de partir

¿Pensando en coger la mochila y echarte a andar? Si quieres hacer de la experiencia algo inolvidable y encontrar tu lugar en el Camino de Santiago, no olvides seguir estos consejos 

Fernando Borjas
15/11/2016 20:55
Actitudes con las que todo peregrino debe afrontar el Camino antes de partir

Actitudes con las que todo peregrino debe afrontar el Camino antes de partir

Todas las semanas nos llegan mensajes acerca de vuestros planes para embarcaros en el Camino de Santiago; mensajes llenos de dudas, sobre todo de los caminantes debutantes, pero llenos de entusiasmo por la aventura que está por llegar. Bien estéis a punto de empezar vuestro viaje o bien estéis empezando a atar los primeros cabos de cara a partir la próxima primeravera, queremos daros ciertos consejos antes de dar siquiera el primer paso.

Normalmente cuando hablamos de preparativos antes de lanzarnos a hacer el Camino o de lo que no debe faltar en nuestra mochila para cubrir todas nuestras necesidades, casi siempre dejamos de lado la disposición mental que requiere esta aventura, las actitudes que más nos ayudarán a hacer del Camino una experiencia más enriquecedora. Como no por ser positivos dejamos de ser realistas, nos conformaremos con que cada peregrino al menos recoja una gota de cada uno de estos consejos y mezcle bien en su cabeza.

Confianza en uno mismo. El Camino, dependiendo de en qué punto de la ruta nos unamos a él, es una prueba física y mental a la que no es habitual enfrentarse todos los días, sobre todo viniendo muchos de nosotros de entornos urbanos sedentarios y rutinarios. Al comenzarlo, nos veremos automáticamente fuera de nuestra zona de confort, pero que eso no haga decaer el ánimo; es precisamente lo que veníamos buscando, ¿no? Si confías en tus capacidades, pero a la vez eres consciente de tus limitaciones con humildad, encontrarás tu lugar en el Camino rápidamente.

Paciencia por llegar. No es el antes ni el después, el Camino es el durante. Es una afirmación con la que seguro los peregrinos más veteranos coincidirán; la experiencia vital se produce con cada paso, así que saborea el momento y no te preocupes por llegar a la Catedral de Santiago todavía, que todo tiene su momento. En tu camino te vas a encontrar con etapas con subidas duras e interminables, de esas en las que no ves el momento de llegar al próximo albergue, pero que eso no te haga perder la paciencia; el Camino no es una carrera.

Abierto a colaborar y a escuchar. Tanto si eres todo un veterano como si planeas estrenarte, es muy importante que afrontes el Camino con una actitud colaborativa, es decir, con disposición a ayudar a quien lo necesite y a la vez a recibir consejos de otros peregrinos. Aunque algunos partamos solos de casa, en el Camino todos nos unimos a una gran familia, y en las familias sus miembros se ayudan cuando lo necesitan. Por mucha información que hayamos rescatado de cualquier guía de viaje, la experiencia es un grado, así que cuando nos ofrezcan compartirla con nosotros, lo mejor es ser agradecidos y tomarla prestada para transmitirla más adelante a otros que puedan necesitarla.

Tolerancia y empatía con los demás peregrinos. Las motivaciones de cada peregrino para lanzarse a hacer el Camino no siempre coinciden: ¿devoción? ¿Deporte?¿Simple curiosidad aventurera? Lo que te lleva a caminar es únicamente importante para ti, no para los demás peregrinos. Tanto si lo que te mueve es la fe como las ganas de aventura o reecontrarte a ti mismo, lo más importante es siempre respetar a los demás caminantes y ponernos en su lugar; todos queremos ser respetados. Si no comprendes o no compartes esta filosofía, quizás deberías replantearte hacer el Camino de Santiago.

Buen humor. No te vamos a engañar, al salir cada día del albergue no siempre vas a ser recibido con un sol radiante o una relajante jornada en llano, pero eso no tiene que desmotivarte. Aquí más que en ninguna otra parte, debes intentar sacar el lado positivo de las cosas, sea lo que sea que se te ponga por delante; créeme, después llegar a Santiago recordarás con una sonrisa los mejores momentos y te reirás a carcajadas de los malos. 

La ilusión de un niño. Por muchas veces que lo hayas recorrido o por muchos kilómetros que ya lleves a tus espaldas, el Camino siempre te sorprende con nuevas experiencias, lugares que descubrir y peregrinos que de verdad te cargarán las pilas con su manera de entender la vida. La clave es conservar la ilusión para seguir caminando e ir explorando las oportunidades que nos dan las diferentes rutas del Camino. Como seguro sabrás, el Camino Francés solo es la punta del iceberg de todo lo que te espera si eres de los que buscas ir más allá y huir de las masificaciones.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
Pedro Gómez
Pedro Gómez 18/11/16 17:17:39
00
Grandes consejos, muy útiles.
0 0
mabel
mabel 17/11/16 18:21:19
00
Con un poco de todo eso intentaré hacer mi camino, ya quisiera que sea la fecha.. pero falta, debo seguir viendo info y bajar la ansiedad!
0 0
ArnauRG
ArnauRG 16/11/16 14:17:43
00
Este debería de ser el decálogo de todo buen peregrino, gran artículo ^_^
0 0
David Romero
David Romero 16/11/16 12:19:28
00
Buen repaso, no hecho ninguna otra actitud en falta.
0 0
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom