¿Cómo saber si estás preparado para hacer el Camino?

Completar las etapas del Camino supone pasar muchas horas caminando y es normal que nos asalten las dudas: ¿estamos preparados para un reto de esta magnitud?

Fernando Borjas
02/09/2016 15:06

¿Estás preparado para afrontar el Camino de Santiago?

¿Estás preparado para afrontar el Camino de Santiago?

Las dudas antes de hacer el Camino son normales

A todos nos entran las dudas antes de comenzar a practicar ciertas actividades que conllevan un esfuerzo físico, como hacer el Camino de Santiago. Cuando oímos hablar de la ruta jacobea siempre salen a la luz los cientos de kilómetros de rutas, las horas sin parar de caminar, la necesidad de madrugar mucho para poder coger sitio en los albergues o las dificultades para descansar plenamente. Estas dudas son todavía más frecuentes en personas que quieren emprender el Camino pero no están acostumbradas a hacer deporte; si eres una de estas últimas, tranquilizate, porque si por algo se caracteriza el Camino de Santiago es por su flexibilidad (sobre todo el Camino Francés).

No nos engañemos, estar acostumbrados a hacer deporte siempre ayuda, sobre todo si tenemos que pasar muchas horas caminando, una actividad a la que casi nadie está acostumbrado, pero si ese no es tu caso, debes saber que llevando a cabo una buena planificación antes de emprender tu viaje, podrás encontrar la fórmula que mejor funciona para ti. La planificación que cualquier peregrino debe hacer antes de hacer el Camino es doble: por un lado hay que preparar al cuerpo saliendo a caminar para acostumbrarnos a lo que nos vamos a encontrar y por otro, hay que ser sinceros con nosotros mismos y plantearnos una ruta de etapas que no supere nuestros límites físicos y mentales.

¿Qué entrenamiento necesitas?

El Camino es para disfrutarlo, pero como decimos debes prepararte para que no se te haga totalmente cuesta arriba. ¿Cuánto tiempo necesitas para entrenarte y llegar en condiciones plenas? Cada peregrino es diferente, pero deberías reservar de 60 a 90 días para caminar y acostumbrar a tu cuerpo. Debes comenzar saliendo a caminar al menos tres o cuatro veces por semana en sesiones de 2 horas durante los primeros 30 días; al finalizar el primer mes deberías ser capaz de caminar durante 3 horas sin problema. A partir de este punto es recomendable ir aumentando el número de sesiones por semana hasta 5, en los que debes intentar caminar por terrenos donde varíe el trazado, con elevaciones y bajadas.

En los últimos 30 días recomendamos encarecidamente que empieces a usar tanto el calzado como la mochila que vas a llevar al Camino de Santiago, llenándola poco a poco de peso (hasta un 10% de tu peso corporal) para que las condiciones sean las mismas que en tu viaje. También puedes plantearse rutas de senderismo sencillas para ir acostumbrándote a todo tipo de terrenos, que será lo que encontrarás en tu viaje. Recuerda siempre hidratarte y estirar antes y después de cada entrenamiento y de hacerte un chequeo médico antes de emprender actividades que conlleven un esfuerzo físico notable. 

Quizás parezca mucho tiempo de preparación, creenos, de esta manera llegarás al Camino con mucha más seguridad en ti mismo a la hora de caminar muchas horas bajo el sol, y no olvides que la confianza y la fortaleza mental son también muy importantes a la hora de enfrentarte a un reto como este. Si has cumplido con el entrenamiento que te habías propuesto en un principio, te vas a encontrar con una gran inyección de moral antes del Camino, aunque también es importante que a la hora de planificar los días que vas a invertir caminando por la ruta jacobea seas honesto contigo mismo y no te pongas metas que difícilmente superarás.

Conoce tus límites, no seas demasiado exigente contigo

Planificando tu ruta, lo más sensato es que dediques tu primera peregrinación para familiarizarte con el Camino y no seas demasiado exigente contigo mismo; sobre todo en el caso del Camino Francés vas a encontrar albergues y alojamientos en casi cada localidad de la ruta, por lo que podrás acortar o alargar tu etapa según tu estado físico y mental.

Concluimos dándote un consejo: no tengas miedo de salir de tu zona de confort, que es precisamente de donde el Camino de Santiago te va a sacar durante tu peregrinación. Piensa siempre en la experiencia vital que supone superar tus propios límites físicos y mentales; muchos peregrinos coinciden en que el Camino les ha descubierto una faceta de ellos mismos que ni siquiera conocían.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
Sin avatar
Fernando Novillo 21/08/17 21:30:03
00
Rodolfo novillo
0 0
Pepe AM
Pepe AM 02/09/16 15:42:34
01
Coincido que, en el Camino o en cualquier otra actividad relacionada con el esfuerzo en la naturaleza, lo mejor es ir con las cosas probadas y, sobre todo, marcar un ritmo propio, no intentar ir más lejos de lo que puedes, pues sería contraproducente.
0 1
BrunoRuiz555
BrunoRuiz555 02/09/2016 18:01:46
0
A todo el mundo le atrae hacer el camino, pero hay que ser consciente que conlleva una preparacion y tienes que salir si o si varias semanas antes. El que algo quiere algo le cuesta...
0
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom