Ferrol-Pontedeume

1 valoraciones
15
10
9
Información
Puerto de Curuxeiras, punto de partida del Camino Inglés

Puerto de Curuxeiras, punto de partida del Camino Inglés

La primera etapa del Camino Inglés –o Irlandés- comienza a orillas del Atlántico, en el puerto de Curuxeiras de Ferrol. Es una jornada silueteada por la costa Ártabra, hasta su meta en Pontedeume. La rada interior de la urbe naval, junto a la de A Coruña, históricamente lugar de desembarco de peregrinos venidos del norte y oeste de Europa, es punto de referencia desde las primeras marchas a Compostela, datadas del siglo XII y auspiciadas en los albores del Camino por la orden hospitalaria del Espíritu Santo (Sancti Spiritus, fundada en torno a 1175 por Guido de Montpellier en Francia). Muestra de ello es que a lo largo de este recorrido, como otras peregrinaciones, los topónimos de Malata y Magdalena se repiten en diversas ocasiones en referencia a los lugares donde permanecían los romeros moribundos, el primero, o los emplazados en cuarentena, el segundo.

El peregrino encara una jornada suave en la primera mitad del trecho, aunque más escarpada a medida que se aleja de las moderadas pendientes en los márgenes de la ría de Ferrol. Del puerto medieval y el contiguo trazado racional del barrio departamental de A Magdalena, exponente de la Ilustración, la senda, bien señalizada en la mayor parte de la etapa, conduce progresivamente hacia una altitud modesta, inferior a los 200 metros, para descender de nuevo hasta el nivel del mar, en la desembocadura del Eume, donde se ubica la legendaria villa de los Andrade y una de las puertas de entrada al parque natural de As Fragas, ecosistema único en Europa y muestra del bosque atlántico.

Especialmente con lluvia, el Camino presenta varios tramos embarrados que complican el recorrido a pie o en bicicleta. No obstante, el asfalto o viales con firme de grava predominan en la ruta, recuperada y señalizada a comienzos de la década de los noventa.

Hasta tres cascos históricos atraviesa la etapa inaugural del trazado Inglés, a saber, Ferrol, Neda y Pontedeume; cada uno de ellos con rincones centenarios que atesoran gran valor arquitectónico y cultural.

Ni el avituallamiento ni los servicios serán un problema en esta etapa, con todo tipo de establecimientos en un estrecho radio de acción, sino al pie de la senda.

La etapa (27 kilómetros)

El itinerario del Camino Inglés comienza en el Concello de Ferrol, concretamente en el puerto de Curuxeiras (kilómetro 0). Este punto de partida de peregrinación a Santiago, según fuentes consultadas del Consorcio do Camiño Inglés, surgió como un destino de fortuna, ya que era el puerto de A Coruña el que ostentaba el permiso aduanero para la descarga de mercancías y pasajeros. Sin embargo, las inclemencias del tiempo obligaban a menudo a buscar refugio en la rada ferrolana –u otros puertos menores de la zona-, que finalmente se constituyó como destino. Es en este emplazamiento de origen medieval (siglo XI) donde el romero inicia la marcha. Allí se ubica una oficina municipal de Turismo que, no obstante, solo está abierta los sábados y domingos, si bien la atención al público se extiende a todos los días de la semana en época estival o Semana Santa.

El Camino se adentra por las maltrechas callejuelas de Ferrol Vello, germen de la actual urbe naval y declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Atraviesa el barrio por la calle Curuxeiras para incorporarse (giro a la izquierda y suave repecho) a la calle San Francisco, cuya iglesia delimita el barrio viejo y la ordenación neoclásica de A Magdalena.

Apenas unos pasos más adelante, a la izquierda se deja el parque Reina Sofía (antiguo huerto de los frailes franciscanos) y a la derecha el Parador de Turismo, los Jardines de Herrera y, a continuación, el antiguo edificio de Capitanía. La ruta continúa por la calle Real para adentrarse en el barrio de A Magdalena, ejemplo del urbanismo racional de la Ilustración.

La plaza del Marqués Amboage, en honor al ilustre ferrolano Ramón Pla y Monge, a la izquierda del Camino y donde se encuentra la capilla de Dolores (siglo XVIII), marca la entrada en el núcleo más céntrico de la ciudad. A esta altura, merece la pena desviarse unos metros a la derecha para visitar la concatedral de San Julián (San Xiao), patrón de la ciudad (7 de enero), ubicada en la calle de la Iglesia y próxima al mercado de abastos. Además de ser el enclave religioso más importante de la ciudad, el peregrino podrá hacerse allí con la credencial del Camino, previo pago de 80 céntimos de euro.

Plaza de Armas

De vuelta a la ruta, la calle Real pasa por delante de la plaza de Armas y el palacio municipal, erigido en 1953. La senda discurre a continuación por la calle Carmen, la plaza del Callao y el Cantón de Molíns, hasta la iglesia de las Angustias, otro de los templos neoclásicos de Ferrol. Ya en el barrio de Esteiro, se pasa por delante de los astilleros de Navantia –antigua Bazán-; el Tercio Norte, una de las unidades emblemáticas del Cuerpo de Infantería de Marina cuyo cuartel fue fundado en 1771, y el Campus Universitario de Esteiro (izquierda).

Una leve pendiente enfila el trayecto hacia el barrio de Caranza a través de un paseo con carril bici al borde de la ría, hasta llegar al polígono industrial de A Gándara. Se alcanza entonces el concello de Narón (20 kilómetros a Pontedeume / 110 a Santiago), el cuarto municipio más poblado de la provincia de A Coruña. Cuenta con todos los servicios –aunque no al paso del Camino-, incluso un establecimiento de guarnicionería (Comercial 2000, teléfono 981 384 848) para la ruta a caballo, y venta y reparación de bicicletas (Ciclos Roca 981 313 674 y Bici Total 981 370 850, ambas ubicadas en el límite entre Ferrol y Narón).

Tras atravesar el scalextric de la avenida de As Pías, se llega a un desvío a la derecha para seguir por la avenida do Mar. Es un trayecto llano que serpentea el margen de la ría hasta llegar a una rotonda en la que se toma a la izquierda en subida. Pocos metros después, un giro a la derecha dirige la ruta por un paso elevado al que sucede un estrecho camino de grava, paralelo al trazado ferroviario. Comparte tramo con el Camiño a San Andrés de Teixido (Cedeira).

El sendero cruza hacia la izquierda la vía del tren por un pequeño túnel para llegar a una zona urbanizada, que conduce a la rúa da Pena. En este punto, se encuentra una doble señalización del Camino, con flechas amarillas (hacia una pendiente de tierra) y el mojón con la vieira. Este último señaliza, de frente, el trazado Xacobeo, recomendación a seguir. Son unos cientos de metros en subida que, una vez culminados, encaminan la ruta hacia el monasterio de San Martiño de Xuvia (O Couto).

Allí la parada es obligada, aunque no siempre está abierto al público. Fundado a finales del siglo VIII y reconstruido en el XII con el patrocinio de la Casa de Trava, fue priorato de la abadía de Cluny (Borgoña) y uno de los monasterios más influyentes del norte de Galicia. Es el monumento más representativo de Narón. Conserva la iglesia románica y, hace algo más de tres décadas, unas obras de restauración descubrieron varios sepulcros medievales, entre ellos, el del caballero Rodrigo Esquío, datado del siglo XV. También en el interior, una colección de medio centenar de capiteles y canecillos lucen figuras vegetales, monstruos y alegorías al inframundo, de estilo compostelano. El monasterio era destino de retiro de hijos de reyes y miembros de la alta nobleza.

Sube frente a la entrada del cenobio una pista de asfalto, por donde continúa la senda hasta enlazar con el camino de O Salto, de tierra, que también comparte trecho con la peregrinación a Teixido. La ría se muestra a la derecha del caminante y el puente de la autopista AP-9 a su frente. El paso forestal, de tierra y piedra, presenta buen firme al inicio, aunque el lodo, en días lluviosos, complica la marcha unos metros más adelante. Deriva en un paso elevado peatonal que hay que cruzar para adentrase de nuevo en un trazado de tierra. Se rodea a continuación, por detrás, la central eléctrica de Fenosa para enfilar otro suelo pedregoso, de unos 200 metros, que entronca con una pista asfaltada, señalizada con flechas amarillas pintadas a spray y que indican un giro a la derecha en cuesta abajo.

Se llega de nuevo al nivel del mar, a la ribera, donde el Camino encuentra el molino de mareas de As Aceñas, datado del siglo XVIII. El final de ese tramo, con un giro a la derecha, es la concurrencia con un vial asfaltado que lleva al paseo de A Riveira y que deja al margen izquierdo la industria metalúrgica Megasa. De placentero recorrido, habilitado para peatones, carril bici y amplias zonas verdes, continúa por el moderno puente peatonal de dos arcos. Una vez cruzado, se entra en el concello de Neda. Lo primero que se encuentra el peregrino es el albergue público (14 kilómetros a Pontedeume / 104 a Santiago).

El itinerario se reanuda por otro tramo de paseo que recorre la cara opuesta de la ría, hasta llegar a un entramado de puentes de madera sobre las marismas del río Belelle. La iglesia de Santa María de Neda flanquea el Camiño do Paraíso, vía de acceso al centro de la villa. Al dejar atrás el templo –al otro lado de la calzada hay un ciber con máquinas expendoras- y tras el paso por un puente de madera de reducidas dimensiones, se aventura la ruta por el mencionado Camiño do Paraíso.

Lucen ya por la calle Real, señalizada con la vieira sobre el pavimento, las casas asoportaladas de los siglos XVII y XVIII que conducen hacia la Torre del Reloj (1786), antiguo hospital de peregrinos del Espíritu Santo y actualmente casa consistorial.

Desmarcándose unos metros del Camino, hacia la carretera general (AC-115), el núcleo nedense cuenta con bares, restaurantes, ultramarinos, supermercado, bancos y ferretería, entre otros servicios.

Pero siguiendo por la calle Real, hacia la calle do Castro, hay una tienda de alimentación Coviran y, más adelante, el establecimiento con tienda y bar Casa Ríos. Supone un pequeño desvío de apenas unos metros, pero necesario para visitar la iglesia de San Nicolás (XIV).

Marcha atrás

Retrocediendo sobre los pasos, se retoma el Camino por la plaza da Rectoral y la avenida Morgado. En la intersección con la avenida de Castelao, se encuentra el bar Hermida, local que ofrece desayunos para peregrinos o bocadillos a cualquier hora de la jornada. Un suave descenso atraviesa bajo el enorme puente de la autopista –con la estación de tren al fondo- para girar a continuación hacia la izquierda e iniciar un ascenso hasta la carretera general. Avanzados un centenar de metros sobre la AC-115, se cruza a la izquierda para seguir a continuación por Fábrica de Labora. El trajinero se enfrenta al primer repecho duro de la etapa. Al culminar, la panorámica de la ría de Ferrol justifica el jadeo de la subida.

Una bajada conduce a continuación hasta O Puntal de Arriba. Tras desvío a la izquierda, por Conces, se llega a una bifurcación que se toma también a la izquierda, hasta una fuente de agua potable y un lavadero. Es el inicio del concello de Fene (9 kilómetros a Pontedeume / 98,5 kilómetros a Santiago), localidad industrial que alberga los astilleros y talleres de Astano (ahora Navantia). Al igual que Narón o Neda, el de Fene es un municipio que cuenta con todo tipo de servicios. Se accede al núcleo por la rúa do Campo. A la derecha del itinerario se deja la Casa da Cultura del municipio y se toma por la rúa da Casa Vella. Es un trecho correctamente señalizado, si bien desemboca en un cruce a la izquierda que habrá que desechar para seguir a la derecha, hacia el entronque con la carretera nacional 651. Solo hay que cruzarla para seguir la ruta. Es esta una zona de bares donde es posible el avituallamiento. La marcha continua por delante de la casa consistorial (un área que aglutina los servicios de Correos, centro de salud y Policía Local). Al finalizar la calle se gira a la izquierda y, acto seguido, a la derecha (por Gerardo Díaz).

El Camino se aleja del centro urbano sobre un vial asfaltado donde una casa particular luce al pie de su muro una flecha indicadora formada por vieiras y una placa que indica la peregrinación a Compostela. Alrededor de un kilómetro más adelante se alcanza el lavadero de Mundín, que marca un giro a la izquierda y una subida hasta un desvío de tierra, a la derecha. Es el Camiño Real. (Para visitar la capilla de Santa Ana habrá que continuar por la pista de asfalto unos cien metros).

Como en los trechos anteriores, el paso se complica especialmente con lluvia. El sendero forestal, de pronunciadas pendientes, atraviesa con una curva de 90 grados bajo el puente de la autopista. Sigue hasta Rego da Moa y discurre por una estrecha serventía de huertas, por detrás de la gasolinera. Paralelo a la carretera nacional, surge un paso de tierra recientemente abierto en el polígono industrial de Vilar do Colo, el punto más elevado de la etapa, próximo a los 200 metros de altitud.

Ya en el recinto empresarial, un cartel advierte de un desvío provisional por obras. Enfrente a la señalización, se encuentra una estación de servicio con cafetería y tienda, abierta todos los días. Al finalizar el polígono -siguiendo los indicadores de desvío provisional­- se alcanza un camino al borde del monte, en el límite de las obras del área industrial. Se sigue a la derecha y, de inmediato, a la izquierda para desembocar en una calzada de asfalto. Con un giro a la derecha, se cruza por encima la autopista AP-9. Este tramo pertenece ya al concello de Cabanas (2 kilómetros a Pontedeume / 91 kilómetros a Santiago). El siguiente lugar es Pena do Pico, donde se enlaza de nuevo con la carretera.

Tras rebasar una zona de molinos y un arroyo, en el lugar de O Val, se llega a la carretera general de Cabanas, que es preciso cruzar para seguir la ruta, junto a un viejo chalé modernista. En este punto, un desvío de apenas unos metros hacia la derecha, sobre la misma carretera general, conduce al molino Sucursal del Priorato –aun en funcionamiento, se puede visitar- y a la iglesia de San Martiño do Porto, de bella portada de estilo barroco tardío, construida en 1788 por orden del arzobispo Bartolomé Raxoi e Losada. Una imagen ecuestre de San Martiño custodia la entrada al templo.

De nuevo en la senda, unos peldaños junto a una fuente dirigen la marcha al túnel de la vía del tren en un descenso pronunciado. Ante el peregrino se muestra entonces la playa de A Magdalena y el fabuloso pinar de Cabanas, en pleno estuario del Eume; un buen sitio para el refrigerio ya que es una zona con varios locales hosteleros y un supermercado que cuenta con máquinas expendedoras en el exterior. También se topa el caminante con el apeadero del tren y las indicaciones a la oficina de turismo del municipio, a pocos metros de allí. Siguiendo el paseo, bordeando el pinar, los últimos pasos de la etapa, se alcanza el puente sobre el río Eume, construido con el patrocinio de Fernán Peres de Andrade, Señor de Pontedeume, en el siglo XIV.

El puente sobre el Eume fue una infraestructura de gran relevancia desde el medievo

El puente sobre el Eume fue una infraestructura de gran relevancia desde el medievo

Una vez cruzado el puente secular, que deja a su margen izquierdo el parque natural de As Fragas do Eume, se llega al fin de la etapa, en el núcleo de la villa de Pontedeume (19 kilómetros a Betanzos / 89 kilómetros a Santiago). Justo al dejar el puente, a la derecha, está ubicado el albergue público de peregrinos. Se trata de una edificación de planta baja y de piedra, en las inmediaciones de la lonja y el pabellón polideportivo. Para acceder al albergue es preciso llamar al 682 469 004 (de lunes a viernes) o al 626 352 069 (sábados, domingos y festivos).

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
correjaco
correjaco 10/07/16 11:42:57
00
4/5 estrellas
0 0
Marisol Sabroso Remacha
Marisol Sabroso Remacha 29/06/16 12:42:09
13
el camino recorriendo Ferrol no me gusto mucho, pero luego mejora potencialmente y la llegada a Pontedeume es preciosa, os recomiendo a todos la puesta de sol en el puente.
1 3
Marisol Sabroso Remacha
Marisol Sabroso Remacha 11/07/2016 19:40:51
0
Rafael , veo tarde tu mensaje

espero encontraras solución a lo del mapa

pero yo te puedo decir que si yo supe orientarme, que es uno de mis grandes defectos, cualquiera puede.

espero que tengas buen camino
0
correjaco
correjaco 10/07/2016 11:45:47
0
espero lo encuentres... pero disfruta de ir al encuentro de lo que aparezca.... así empecé y sigo haciendo los caminos...
0
Ruta relacionada
Ubicación
Localidades relacionadas
Perfil etapa
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.