Triacastela-Sarria (por Samos)

1 valoraciones
3
9
2
Información
Desde la ruta francesa se tiene una de las mejores vistas del monasterio de Samos

Desde la ruta francesa se tiene una de las mejores vistas del monasterio de Samos

A pesar de que esta variante que alcanza Sarria por Samos siempre ha sido secundaria y cuenta con ciertos aspectos negativos, como dos grandes tramos que circulan por el asfalto, a su favor tiene varios argumentos paisajísticos de peso, más allá del propio disfrute del monasterio de Samos, el principal reclamo de la jornada. El itinerario, tras partir de Triacastela, prosigue por la vera del río Oribio e introduce al caminante en frondosos bosques de ribera, con robles y castaños. Además, lo acerca a bellas aldeas inmersas en la naturaleza, como San Cristovo o Renche, ejemplos vivos de la arquitectura popular de la zona.

Por esta alternativa el peregrino no hallará en su avance los miliarios que descuentan la distancia hasta Santiago y que se reservan para la ruta por San Xil, aunque sí podrá seguir las características flechas amarillas que marcan la ruta. El peregrino tampoco encontrará muchas fuentes ni establecimientos en los que poder avituallarse. Por ello se recomienda, sobre todo si el Camino se realiza en temporada baja, hacer parada y fonda en Samos, donde sí hay todo tipo de servicios.

La etapa Triacastela - Sarria por Samos (21,3 kilómetros)

La jornada arranca para los romeros al pie del albergue municipal situado a la entrada de Triacastela (134 kilómetros a Santiago). Tras cruzar el núcleo y llegar a la plaza de la Diputación, donde tiene su sede el Ayuntamiento, el peregrino deberá dejar la Casa Consistorial a sus espaldas para iniciar hacia la izquierda, por la LU-633, el recorrido hacia Samos. Este primer itinerario hacia el sur conlleva cierto peligro, ya que es la propia carretera, sin arcenes ni aceras, el Camino. A pesar de que la señal amarilla está indicada en el margen derecho, casi es preferible continuar por el izquierdo al haber en algunos tramos un sendero paralelo al asfalto que puede servir de ayuda a los caminantes, sobre todo a aquellos que peregrinen con niños.

Recorridos ya tres kilómetros de la etapa, se llega a una indicación que conduce a una de las dos casas de turismo rural de la jornada, para la que habrá que desviarse. El itinerario, sin embargo, sigue de frente y poco después, ya en el entorno de San Cristovo, aparece la segunda señal oficial de la vía milenaria. Hay que tomar entonces un desvío señalizado a la derecha, el cual, sobre un firme de asfalto y grava suelta y con una pendiente del 25 % que se suaviza al final, llega a la entrada de esta idílica aldea bañada y dividida por el río  en la que se localiza una iglesia con un destacado retablo barroco del siglo XVII.

San Cristovo do Real

San Cristovo do Real

San Cristovo do Real (17,6 kilómetros a Sarria), enclave en el que se esconden diversas muestras del románico rural, invita a la relajación del caminante con un hermoso puente, un lavadero y un ambiente en el que no parece pasar el tiempo. Se ubica, además, aquí uno de los pocos bares de esta primera parte de la jornada que no cuenta, sin embargo, con ningún servicio de comidas. El itinerario deja el cementerio local a mano izquierda y progresa a partir de un camino a la derecha por el valle del Oribio, donde el caminante avanzará entre frondosos castaños, chopos y álamos, en el que es uno de los tramos más agradables de la jornada.

Poco después de abandonar el núcleo de San Cristovo ya se localiza, en un cruce de caminos que se deberá tomar a la izquierda, el albergue de la Casa Forte de Lusío. Este establecimiento, situado a 400 metros de la ruta jacobea, ocupa una antigua y noble mansión solariega, fundada en 1551; lo más significativo del lugar es que fue aquí donde nació en 1804 Vicente María Vázquez Queipo, un brillante matemático que inventó la tabla de logaritmos. Los propietarios del inmueble son los monjes benedictinos de Samos, quienes lo cedieron a la Xunta para destinarlo a albergue. En un principio también se pensó en habilitar en él un museo dedicado a conocer la vida y obra del matemático (que además también fue físico, jurista y subsecretario de Gobernación) aunque, por el momento, este proyecto está parado.

Los molinos de Renche

Tras sobrepasar el cruce que conduce al albergue, la ruta continúa por un camino de tierra por el que, en ocasiones, se deben salvar surcos y baches y que acompaña al río por su derecha. Se cruza de nuevo un puente y se abordan suaves pendientes de subida y bajada. Se llega así, y ya por asfalto, a Renche (15,96 kilómetros a Sarria), otro de los enclaves destacados de la jornada. Sus antiguos y conocidos molinos merecen ser contemplados con calma. El Camino bordea la iglesia parroquial y el cementerio adjunto y, acto seguido, sube por una rampa hasta la LU-633, carretera que abandonará 50 metros después, tras sobrepasar una mesa y algunos bancos de descanso. Se desvía entonces a la derecha por una pista con una pendiente del 21%.

El objetivo inmediato es Lastres (15,59 kilómetros a Sarria), un pequeño enclave sin servicios al que se accederá tras cruzar nuevos puentes y afrontar otra importante subida. A partir de este punto, y en un continuo tobogán, el itinerario soporta varios cambios de pavimento: pasa de tierra compacta con piedras sueltas, lo que dificulta mantener el ritmo, a aglomerado de grava y tierra. De nuevo en ascenso, el caminante accede a Freituxe (14,29 kilómetros hasta Sarria), localidad con una pequeña capilla y un merendero, mientras que, poco después, y tras afrontar un descenso pronunciado en mal estado, con piedras sueltas de gran tamaño y sucesivos surcos y un nuevo paso sobre el río, alcanza la bella localidad de San Martiño (13,1 kilómetros hasta Sarria). En este núcleo destaca un templo románico rural de finales del siglo XII construido con mampostería de pizarra. Tras una nueva cuesta el camino pasa por un túnel que salva la LU-633 para girar a la izquierda y cruzar, un poco después y sin paso de peatones, otra carretera. Este tramo, de firme irregular, desciende poco a poco hasta Samos (11,28 hasta Sarria). En una curva se podrá tomar la mejor instantánea de la abadía benedictina.

La travesía prosigue entonces junto a la antigua muralla que cercaba todo lo que era la propiedad del monasterio (data del siglo XVII) y que era conocida como A Cerca. La bajada, que llega a ser del 20 %, no se suaviza hasta llegar a las primeras casas del enclave que ya ofrece a los caminantes diversos servicios. Un ultramarinos, un taller mecánico y un bar se abren paso sobre un terreno de losas de piedra. A la derecha se levanta majestuoso el conocido monasterio al que los caminantes podrán acceder por cualquiera de los márgenes del inmediato río Oribio.

Tras visitar la abadía samonense (habrá que fijarse previamente en los horarios de apertura para tratar de adecuar la llegada al enclave), se recomienda a los peregrinos avanzar 100 metros hacia atrás para no perderse la capilla del Salvador, de estilo mozárabe y levantada a finales del siglo IX, y el ciprés milenario que casi tiene adosado. Este árbol se encuadra entre los 50 más notables de España.

Después de este alto los caminantes deberán retroceder y cruzar el pueblo por su avenida principal. La vía adelanta un bello palco de música y una fuente de 1936 para enlazar de nuevo a la salida de Samos con la LU-633, carretera que se recomienda tomar por el lado izquierdo. Los peregrinos podrán adelantar así un monumento levantado en su honor y, sobre todo, descansar en alguna de las áreas recreativas que jalonan este espacio. En la de Teiguín (9,52 kilómetros a Sarria), por ejemplo, los romeros hallarán, junto a puentes y pasarelas, unas mesas donde comer al aire libre y un espacio de juegos infantiles para los más pequeños.

A las puertas de Sarria Tras 2 kilómetros de recorrido en paralelo a la LU-633 la ruta abandona por fin en la propia Teiguín, donde se ubica una bonita capilla restaurada, esta carretera. Cruza el firme sin paso de peatones y toma un desvío a la derecha que conduce a través de una corta y dura subida hasta el pueblo de Pascais. Se desciende llegado ese punto por un camino de piedras, que se haya atravesado por un arroyo, hasta alcanzar la iglesia de Santa Uxía de Pascais y su casa rectoral.

La jornada afronta otro de sus tramos más hermosos al acercar de nuevo a los caminantes al río. A través de sucesivas subidas y bajadas que alternan tanto tramos por pistas como por asfalto u hormigón, los peregrinos atraviesan pequeños enclaves como Gorolfe mientras se acercan a un paraje de ribera que discurre casi siempre por el margen derecho del río. Habrá que tener cuidado con la señalización, ya que tanto en la cuesta donde se aborda el río Sarria y el itinerario se desvía a la derecha como poco antes de Veiga de Reiriz, donde la flecha está dibujada sobre un muro, se podría dudar por dónde seguir.

Veiga de Reiriz

Veiga de Reiriz

En esta aldea (Veiga de Reiriz) los romeros hallarán en una casa una máquina de bebidas, un buen refresco antes de afrontar la última parte de la etapa. Restan dos subidas para llegar a la aldea de Perros y dar la bienvenida al ayuntamiento de Sarria. En un último esfuerzo los peregrinos deberán salvar la LU-5602 por un puente y alcanzar Aguiada (4,7 kilómetros hasta Sarria), núcleo donde este itinerario se fusiona con el itinerario proveniente de San Xil. El caminante prosigue entonces por un sendero paralelo a la carretera hasta llegar al albergue Paloma y Leña, que goza de una gran zona verde. Un cartel a la entrada informa a los romeros que todos aquellos que deseen parar serán convidados a un té de cortesía.

En una recta final que avanza con celeridad sobre un ligero terreno rompepiernas, los romeros acceden primero a Vigo de Sarria, aldea fagocitada por la capital durante el bum del ladrillo y que en la actualidad se ha convertido en una especie de barrio, para acceder poco después, y tras un laberíntico recorrido urbano, a la propia Sarria.

Triacastela - Sarria (por Samos) en bici

Tras una partida de Triacastela muy sencilla para los rodadores por la LU-633 -carretera por la que, de todos modos, se debe circular con cuidado durante estos primeros kilómetros-, los ciclistas afrontarán algunos tramos complicados, sobre todo, en las llegadas a las localidades de Lastres y San Martiño, por los sucesivos baches y piedras sueltas. Los desniveles en estos trazados son también considerables.

Al partir de Samos muchos bicigrinos continúan por asfalto hasta Sarria por la carretera ya mencionada en vez de afrontar la subida a Pascais. Para quienes opten por esta opción, hay un alto recomendado a 300 metros del desvío. Se trata del Mesón A Pontenova, una parada clásica que ofrece a los visitantes las anguilas típicas del lugar.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
correjaco
correjaco 06/07/16 19:59:11
10
4/5 estrellas
1 0
Sin avatar
Dernhelm 07/05/16 01:10:26
11
A pesar de lo que digan, no es un recorrido con tanta carretera, tiene mucha naturaleza y ver a lo lejos el monasterio de Samos no tiene precio. Es algo más larga, pero una ruta más enriquecedora.
1 1
Fer de Argentina
Fer de Argentina 05/10/2016 19:38:06
1
Dice bien Dernhelm, un recorrido con mucha naturaleza y la vista del monasterio es una maravilla.
El Monasterio de Samos, a poco de llegar allí

El Monasterio de Samos, a poco de llegar allí

1
Ruta relacionada
Ubicación
Localidades relacionadas
Perfil etapa
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.