Viladerrei-Allariz

0 valoraciones
1
1
1
Información
Allariz

Allariz

Esta jornada es una de las menos agradecidas de la Vía de la Plata. A excepción de algunos tramos, como dos bellos descensos que respetan la traza histórica y por los que se llega a San Salvador dos Penedos y a la aldea de Paicordeiro, la mayor parte del trazado transcurre por carretera.

En el inicio, la vía milenaria se aprovecha de las facilidades del valle de A Limia para avanzar durante varios kilómetros por rectilíneas pistas de concentración. En el apartado monumental destaca Sandiás, con su bello templo y torre de homenaje, y la pequeña aldea recuperada de San Salvador. La meta, la capital alaricana, es una gran recompensa.

Etapa (36 kilómetros)

El día arranca en el albergue de Viladerrei, situado casi en los límites entre este núcleo y la capital del municipio, Trasmirás, hacia donde se encamina la vía. Para llegar a esta población el peregrino deberá proseguir primero por el arcén de la N-525 y, llegados ya al enclave, por la acera, durante casi 2 kilómetros. A lo largo del propio recorrido urbano por Trasmirás el caminante localizará una gasolinera -con tienda- y alguna sucursal bancaria, así como cafés y un supermercado. El trazado continúa recto hasta que a la altura de la iglesia da Virxe da Gracia una señal desvía la travesía hacia la izquierda. Prosigue entonces, aún por asfalto y en ascenso, por la OU-1106, carretera que se dirige hacia Chamusiños.

Tras la subida, y antes de un paso elevado sobre la autovía, otra señal guía el Camino a la derecha, hacia una larga pista que atraviesa campos de cultivo. Este trayecto se aprovecha de la llanura de A Limia y avanza sin desniveles durante más de 2,5 kilómetros por una pista que podrá encharcarse tras un periodo de fuertes lluvias. Habrá que estar atento a los cruces. Se evitan dos con pistas de tierra y otros dos con carreteras locales y se sigue de frente. Será entonces cuando una señal desvíe la travesía hacia la izquierda para enlazar con una carretera local que salva la autovía por un paso inferior. El peregrino alcanza entonces el mojón 161,394, que le guía de nuevo hacia otra pista de concentración similar a por donde venía, aunque en esta ocasión la travesía sí cuenta con alguna pequeña elevación y, en sus últimos metros, troca al asfalto.

Se sigue siempre de frente, evitando nuevos cruces, hasta que una señal y un mojón (158,325) ya conduce al caminante hacia la derecha, en dirección al pequeño núcleo de Zos, aún en el ayuntamiento de Trasmirás. El caminante serpentea por el caserío de la población. Cubre dos cruces a la izquierda y enfila ya hacia la salida del núcleo. A su término, la vía prosigue de nuevo hacia la izquierda aunque, metros a continuación, una señal ya la desvía hacia una nueva pista de concentración rectilínea, que arranca hacia la derecha. Similar a las dos anteriores, por ella se avanzará durante más de dos kilómetros. Se salvan tres cruces y, en el cuarto, donde se sitúa el mojón 155,421, se toma una pista a la derecha, que se dirige hacia una fábrica de patatas. En un cruce, que se toma hacia la izquierda, la pista ya es de asfalto y es por ella por donde el peregrino se aproxima a un peligroso cruce con la N-525.

Realizada la intersección, se prosigue por asfalto, por una cómoda pista que salva el río Limia y, metros a continuación, evita, por un paso inferior, la autovía. De esta forma se llega a Boado, la segunda localidad intermedia de la etapa, por la que el caminante se adentra después de salvar un cruce con la OU-1105. El nombre de este núcleo rural, en donde abundaban las fuentes y charcas, puede derivarse de un término celta relativo al agua. Se recorre en ascenso, dejando a mano derecha un cruceiro y, allá en lo alto (la vía no se acerca hasta allí), la bella iglesia románica de San Pedro de Boado. Pero el recorrido por esta población vira hacia la izquierda y, ante un nuevo cruce, donde se ubica el mojón 153,911, sigue de frente. El peregrino ya avanza entonces por una carretera, que pasa por encima de la autovía. Se adelantan nuevas casas y se alcanza un intersección con la N-525. Se cruza esta carretera y se sigue de frente por una pista que avanza por la parte trasera de unas casas y que, poco a poco, gana en anchura. Este tramo es de agradable tránsito al discurrir entre árboles y con el río Limia a mano izquierda.

Xinzo, una de las capitales del carnaval gallego

Se continúa siempre de frente hasta llegar a una cruce con la carretera OU-304, bien indicado, y ya situado en el propio Xinzo de Limia, una de las localidades gallegas que conforman el Triángulo Mágico de los Carnavales. En esta villa la huella jacobea más evidente se encuentra en la portada románica de la iglesia de Santa María, en uno de cuyos capiteles se localiza una vieira. El itinerario urbano se inicia en esta OU-304. El peregrino gira a la derecha para comenzar recorrido por ella pero, acto seguido, la abandona y prosigue hacia la izquierda por la rúa Rosalía de Castro. Avanza por esta larga calle y no cambia de dirección hasta desembocar en la avenida de Madrid, una de las principales calles de Xinzo, en donde los peregrinos hallarán todo tipo de servicios. Se continúa siempre de frente, dejando a mano izquierda la estación de autobuses y un inmediato parque. Será poco después cuando los caminantes deban estar atentos. En una rotonda enfilarán hacia la izquierda, hacia Vilar de Santos y Celanova, en dirección al enlace con la carretera OU-531. Dejan a mano izquierda un gran supermercado y continúan de frente, en un camino de nuevo indicado con mojones (149,708). En una primera rotonda, tras la que ya finaliza el núcleo de Xinzo, se sigue de frente, al igual que en una posterior.

Xinzo de Limia

Xinzo de Limia

El peregrino discurre ya por el arcén de la carretera OU-531, por la que se adentra en el ayuntamiento de Sandiás. No le queda más remedio que cubrir tres kilómetros por este asfalto para llegar a la población de Vilariño das Poldras. Un cartel destaca el descubrimiento en el lugar de varios miliarios romanos -columnas de piedra que servían para indicar la distancia de mil pasos-, que atestiguan el paso por el lugar de la vía conocida como Via Nova o vía XVIII del Itinerarium Antonio.

Una buena señalización desvía el itinerario de la carretera (mojón 144,988) hacia una pista asfaltada que arranca hacia la derecha y, siempre en ascenso, recorre el enclave. Deja a mano izquierda la iglesia parroquial, con pequeña área recreativa, y, metros a continuación, ya desemboca en la carretera OU-1116. Se avanza por este asfalto, que coincide con la conocida como rúa da Pata, y se adelanta un bar que puede servir de ayuda a algún peregrino, la Taberna San Marco.

La travesía prosigue por la misma carretera, aunque ya en descenso. Muy próxima se localiza la siguiente población, O Couso da Limia, que se atraviesa durante más de 1 kilómetro por la misma carretera. A lo largo del trayecto el peregrino adelantará algún lavadero con fuente. A su término, siempre en la OU-1116, se localiza otro socorrido bar-tapería-tienda As Fontes.

Varios kilómetros por carretera

Un breve trayecto deja al caminante en la cabecera del municipio, en Sandiás, población con suficientes servicios, y en donde los peregrinos podrán hacer un alto en su Camino en el albergue que encuentran a su inicio. La vía sobrepasa el desvío al refugio y comienza un tramo común con la N-525. Desde este punto hasta Allariz aún restan 12 kilómetros por carretera. El núcleo se abandona por la nacional, carretera que deja a mano derecha dos de las visitas más recomendables de la zona y de la jornada. Primero los caminantes pueden visitar la iglesia de San Esteban (siglo XVI), de bella fachada tardogótica –fiel reflejo de la influencia portuguesa y del arte manuelino en el sur de Galicia-, con crucero al frente y suelo empedrado.

Más alejada, aunque no son pocos los peregrinos que se desvían hasta el lugar para hacerse una foto, se localiza la Torre de Sandiás, una antigua fortaleza levantada posiblemente a mitad del siglo XII sobre un antiguo castro, y de la que tan solo se conserva parte de la torre del homenaje. A su pie se puede admirar una extraordinaria panorámica de la ahora desecada laguna de Antela, un humedal que llegó a ser uno de los más importantes y de los mayores de España. Ocupaba unas 3.600 hectáreas y en época de aguas altas llegaba a tener siete kilómetros de largo y seis de ancho. De vuelta a la vía oficial, se prosigue itinerario por la carretera y se sobrepasa primero un taller, que puede sacar de un apuro a algún ciclista, y un kilómetro más tarde, y a mano derecha, un conocido restaurante, Novaíño, de comida casera y sencilla.

El peregrino alcanza entonces la población Piñeira de Arcos, que tan solo se atravesará brevemente. Se salva el propio río Piñeira y, acto seguido, una flecha desvía la vía hacia la izquierda, en dirección a Coedo, núcleo aún distante en dos kilómetros. Se prosigue itinerario por una pista asfaltada y se adelanta una pequeña área, con mesas al aire libre y fuente, donde poder hacer un descanso.

El caminante despide el ayuntamiento de Sandiás y ya se adentra en el de Allariz, un cambio que afecta a la numeración de la carretera, que pasa a ser la OU-0154. Se sobrepasan casas aisladas que corresponden a la aldea Pegas do Cotorro y, poco después, y ya en ascenso, se alcanza el núcleo de Coedo. La vía no entra en esta población ya que una señal, situada nada más sobrepasar el cartel del núcleo, la desvía por una pista de tierra que sale a la derecha. Aún así, hay caminantes que optan por internarse rápidamente en el enclave para poder contemplar su cruceiro y, sobre todo, la bella iglesia de Santiago de Coedo, que cuenta con referencias al Apóstol.

Reconfortantes tramos arbolados

De vuelta a la senda oficial, la travesía prosigue por la mencionada pista de tierra, en uno de los tramos más bellos de la jornada, que rehuye el asfalto y avanza escoltado por sombras y especies autóctonas. Además, si se sigue un desvío (no situado en el camino oficial) el peregrino podrá acercarse hasta la sobria y elegante capilla de Nuestra Señora de las Puertas Abiertas. Casi un 1,5 kilómetros después, la senda desemboca en otra población de construcciones tradicionales, múltiples hórreos y diversas fuentes, Torneiros, que se atraviesa fugazmente.

A su término, y sobre un pista no muy firme, se inicia un breve ascenso hasta que un mojón (134,985) vuelve a alejar la vía del asfalto y la conduce hacia otro bello tramo que, sin embargo, puede resultar problemático ante la confusión que genera algún mojón destrozado. Por ello, conviene estar atento a las distintas señales. Este sendero desemboca en un tramo asfaltado, en donde se sitúa un nuevo mojón (133,933), que guía la travesía hacia la izquierda, en dirección a San Salvador.

Joya artística y bella bajada en San Salvador

Para evitar la confusión el caminante también cuenta con la opción de proseguir desde Torneiros por asfalto. Se asciende una cuesta y, en lo alto, y bien indicado, se prosigue brevemente hacia la derecha hasta que un mojón desvía la senda a la izquierda, hacia uno de los tramos, sin duda, más bellos de esta variante norte de la Vía de la Plata. En él se respeta la traza histórica. El descenso discurre entre curvas y por una pista de tierra de inmejorable cubierta vegetal. En una jornada de demasiada carretera los pies de los peregrinos agradecerán este paréntesis. Eso sí, antes de llegar a San Salvador dos Penedos los caminantes retornan al asfalto. La aldea rural y solitaria –y casi semiabandonada- a la que se accede a continuación es otra de las claras recompensas de la jornada.

San Salvador dos Penedos

San Salvador dos Penedos

Enclavada en un entorno de gran belleza natural, en el valle alaricano por el que discurre el Regato das Fontes, se trata de un lugar donde reina el silencio y la tranquilidad y desde donde se tienen magníficas panorámicas de los montes As Picotas y O Castelo. El caserío, de piedra y buena cantería, ha sido, en muchos casos, restaurado. Pero si por algo es conocido es lugar es por su templo, donde se guarda una de las cuatro grandes imágenes románicas de Cristo crucificado que se conservan en la provincia y de las pocas que quedan en Galicia. Esta es su gran joya artística. Se cree que fue tallada en los primeros años del siglo XIII.

Tras la parada de rigor en este enclave el caminante acomete a continuación otro sendero maravilloso que, en descenso, le conduce hasta la aldea de Paicordeiro. De nuevo, estos son kilómetros para disfrutar. El peregrino avanza entre una frondosa arboleda y muros de piedra y pisa varios tramos empedrados. Entremedias, encuentra la denominada fonte do santo (fuente del santo), manantial situado en la roca del que se cuentan diversos milagros.

La bella bajada deja al peregrino en Paicordeiro, distanciado en poco más de un kilómetro de Allariz, que ya se otea desde el lugar. Unas mesas al aire libre reciben al caminante al inicio del recorrido por este núcleo, que se atraviesa en descenso. Entre curvas y con una fuerte bajada se cubren sobre asfalto los metros que le separan de la capital alaricana. Para llegar al centro aún habrá que cruzar una carretera, proseguir por una calle de buen firme y, ante una nueva bifurcación, continuar hacia la derecha y desembocar en la rúa As Laxas. Por ella el peregrino se aproxima al casco histórico de esta bellísima localidad, uno de los pueblos con mayor encanto de Galicia.

En bici

Etapa sin ninguna dificultad para los ciclistas al discurrir mayoritariamente por asfalto. Desde Torneiros se puede evitar el camino pedestre y seguir por carretera hasta la aldea de San Salvador. La jornada se cubrirá con gran celeridad.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente

No hay ningún comentario en este muro social

Ruta relacionada
Ubicación
Localidades relacionadas
Perfil etapa
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.