Triacastela-Sarria (por San Xil)

0 valoraciones
4
12
3
Información
Llegada a A Balsa

Llegada a A Balsa

Los puristas defienden que El Camino de Santiago desde Triacastela a Sarria por San Xil es el original. La etapa, a pesar de ser una de las más cortas (18,3 km), tiene cierto grado de dificultad debido a la gran ascensión que se realiza en el primer tramo, hasta coronar el alto de Riocabo. Sin embargo el peregrino entra en comunión con la naturaleza al atravesar bellos y silenciosos parajes de bosque autóctono y pequeñas aldeas en las que no es visto como una simple posibilidad de negocio. Este aspecto se puede convertir en algo negativo, ya que hacerse con un botellín de agua en algunas épocas del año se convierte en misión imposible.

La etapa Triacastela - Sarria por San Xil (18 kilómetros)

Al llegar a la LU-633 hay que cruzar la carretera y remontar unos metros para coger una estrecha pista asfaltada siguiendo el indicador de San Xil. Antes de A Balsa existen un par de cruces, bien señalizados. El camino, cómodo, y con buen firme, juega con el río hasta llegar a esta pequeña aldea satélite de Triacastela. A Balsa es una minúscula población que rejuvenece con el paso de los años, una inmensa bandera republicana da la bienvenida a los peregrinos a una de las localidades más pintorescas del Camino. Una reducto galo en el que no existen las prisas y donde encontraremos hasta un albergue ecológico.

A Balsa

A Balsa

Arthur, un artista en el Camino

Unos metros más adelante, una casa de piedra a los pies de la ruta jacobea suele tener sus puertas abiertas de par en par ofreciendo al peregrino descanso y un lugar para la oración. El inglés Arthur emprendió el Camino en el 2006 desde Saint Jean Pied de Port. Escogió la variante de Samos, aunque quedó prendido de los encantos de la zona y decidió instalarse. Con la ayuda de un albañil local, rehabilitó un viejo palleiro para construir “una casa para Jesús”. La cabeza de Arthur no cesa de crear. Sus pinturas (muchas cuelgan en las paredes) ya son famosas entre los peregrinos. Si las puertas están cerradas, probablemente se encuentre en plena escapada a la costa de Lugo. “Para comer el arroz con bogavante de Rinlo -se le hace la boca agua- y practicar surf”.

A la salida de A Balsa comienza el tramo más exigente de esta etapa. El terreno pica hacia arriba de forma brusca. La dureza impide disfrutar con plenitud de la vegetación del lugar, en la que dominan los robles. El firme, de tierra y piedras sin asentar, complica un poco más la ascensión. Ya sobre asfalto, la fuente de los Lameiros ofrece un pequeño respiro al peregrino. A pocos metros existe un cruce en el que hay que desviarse a la izquierda para acceder a San Xil. Esta pequeña población (alrededor de 25 habitantes), rehabilitada en el 2011, no ofrece ningún sitio en el que avituallarse. Al cruzar un pequeño riachuelo hay una bifurcación sin señalizar, pero no presenta mayor problema, ya que los dos ramales vuelven a juntarse pocos metros más adelante. Una vez se abandona el núcleo, el peregrino tiene la posibilidad de disfrutar de una sensacional vista panorámica del valle.

En la frontera entre Samos y Sarria

Tras subir una dura rampa, las flechas amarillas pintadas en la carretera, un mojón y un pequeño tramo adoquinado indican que el camino se desvía hacia la derecha, coincidiendo con la coronación del alto del Riocabo, lugar que constituye un punto de inflexión en la etapa. A partir de aquí comienza un largo y, por partes, pronunciado descenso hasta Sarria. El peregrino se adentra en los montes de Medorra, en los que podrá disfrutar de la vegetación autóctona compuesta de magníficos ejemplares de robles y abedules.

Al finalizar la primera gran bajada, el sendero dibuja un caprichoso ángulo de 90 grados hacia a la izquierda a partir del cual se deberá afrontar un repecho amenizado por un manantial que riega el camino. El agua no está controlada por Sanidad (por lo que se desaconseja beber), pero al menos el romero podrá refrescarse la cabeza en los días más calurosos.

Un mojón indica el lugar de O Real, y desde este punto el descenso se vuelve cada vez más pronunciado. El firme de tierra y piedras da paso a un tramo de tierra y losa. Parecen unas escaleras artificiales, pero conviene aumentar la precaución al máximo, sobre todo los días de lluvia. Las vacas que reposan en las parcelas aledañas juegan a contar los resbalones de los peregrinos.

El Camino continúa bajando. La Ruta Jacobea acaricia la pequeña aldea de Montán y atraviesa la vecina Fontearcuda poco antes de volver a tocar el asfalto. Tras unos metros caminando por asfalto una flecha amarilla vuelve a desviar al romero. Esta vez hacia la izquierda, por un sendero empinado de firme irregular de unos 200 metros. Una vez abajo finaliza el abrigo del bosque y comienza una travesía de tierra con una pequeña dificultad en forma de riachuelo que se sortea por el margen derecho. En la aproximación a A Furela el sendero muere en una carretera en la que hay que coger a la izquierda. 

Sarria

Sarria

El Camino de Santiago penetra en A Furela, aldea en la que no existe ningún tipo de servicio para el peregrino; este núcleo constituye también la frontera entre los ayuntamientos de Samos y Sarria. Una casa blasonada destaca sobre el resto de las viviendas. El Camino rodea la aldea dejando a su derecha la capilla de San Roque para volver a encontrarse con la carretera, la cual hay que cruzar para coger un sendero que se desvía de la comarcal hasta Pintín, otro de los pocos puntos en los que es posible hacerse con víveres.

Un té de cortesía

En la aldea de Pintín encontraremos alojamiento para el peregrino y dónde comer. Al dejar esta localidad se toma una cómoda carretera con apenas tráfico, aunque en breve la ruta se vuelve a apartar del asfalto por una pendiente en zona boscosa hacia abajo, muy pronunciada, con firme inestable.

El Camino de Santiago se acerca a Calvor. Sin adentrarse, pasa por delante del albergue público que lleva su nombre, emplazado a los pies de una rotonda. En Calvor se encuentra la iglesia de San Esteban, levantada en el siglo VIII sobre un castro (antiguos asentamientos fortificados de origen prerromano). Con el paso de los años y de las modas, el templo ha ido absorbiendo toda clase de estilos. En su origen nació de la mano de un monasterio del que no se conservan más huellas que dos capiteles visigóticos. El peregrino debe seguir las indicaciones para los coches y continuar recto hacia Sarria. Desde aquí, y a pesar de que todavía resta un buen trecho hasta Sarria, la ruta transcurre paralela a la carretera, que solo se abandona para atravesar la aldea de Aguiada, punto en el que se fusionan los peregrinos que proceden de Samos.

En Aguiada hay una pequeña pero bella ermita. Al abandonar Aguiada el peregrino retoma el sendero paralelo a la carretera hasta llegar a un albergue (3 kilómetros a Sarria) que goza de una gran zona verde. La recta final hacia Sarria es un ligero terreno rompepiernas, pero un paseo militar en comparación con el principio de la etapa. Vigo de Sarria, aldea fagocitada por la capital durante el boom del ladrillo y que en la actualidad se ha convertido en una especie de barrio, da la bienvenida a Sarria.

Triacastela - Sarria por San Xil en bici

Hasta A Balsa, camino cómodo sobre asfalto. Subida hasta San Xil complicada, especialmente en época de lluvias. Los que no gusten de echar el pie a tierra deben seguir hasta San Xil por la carretera local sin llegar a entrar en A Balsa. Desde San Xil, ascenso, por buena carretera pero exigente, hasta el alto de Riocabo. En este punto se puede continuar por el asfalto o seguir el mismo camino que los peregrinos de a pie, aunque la segunda opción solo se recomienda a los ciclistas más experimentados, porque tiene algún descenso muy técnico.

Cuando empiezan a aparecer las indicaciones del Alquimista (tramo entre Fontearcuda y A Furela), hay un par de descensos cortos pero pronunciados que se pueden salvar siguiendo la carretera local. La entrada en Sarria es algo problemática. Señales de ceda con menos visibilidad de la deseada.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente

No hay ningún comentario en este muro social

Ruta relacionada
Ubicación
Localidades relacionadas
Perfil etapa
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.