Reportaje

Los valores del Camino de Santiago (que enriquecerán tu vida)

El Camino de Santiago no es solo una experiencia, es también una enseñanza de vida que nos completa y nos sensibiliza. Te contamos los valores que puede aportarte a ti y a los tuyos.

Los valores del Camino de Santiago

Los valores del Camino de Santiago

🤝 ¿Qué valores puede aportar a tu vida el Camino de Santiago?

Todos buscamos algo diferente en el Camino de Santiago cuando cerramos la puerta de casa con la mochila a las espaldas. Sin embargo la mejor aportación que nos puede regalar la ruta jacobea es quizás la menos esperada por muchos peregrinos: enseñanzas vitales.

Los valores del Camino de Santiago no se compran, no se encargan ni se buscan; simplemente aparecen cuando tienen que aparecer, arraigan en nosotros y pasan a formar parte de nuestra alma.

Los valores del Camino de Santiago son un tesoro que transmitir a nuestros hijos, y una buena razón para llevar con nosotros a los más pequeños, para que los experimenten en primera persona. Si buscas un ambiente sano, con buenos ejemplos y cargados de buenos valores, aquí los encontrarás. ¿Qué puede aportarte el Camino de Santiago? Te lo contamos:

➡️ Ilusión por vivir una aventura

La experiencia del Camino de Santiago comienza con una luz de ilusión cuando decidimos embarcarnos en esta gran aventura, se va haciendo cada vez más grande con los preparativos (como cuando te entrenas físicamente o cuando empaquetas tu mochila) y brilla al máximo cuando comenzamos a dar nuestros primeros pasos.

En muchos peregrinos, esa luz incandescente se mete dentro de nosotros para siempre y por eso terminamos volviendo cada vez que podemos: una pizca de ilusión es fundamental para seguir adelante en nuestro día a día; un buen puñado, fundamental para sacarle el máximo partido a la vida. 

➡️ Afán de superación

El Camino de Santiago es un reto físico y mental, sobre todo para los peregrinos que lo recorren por primera vez (cuando es fácil subestimar lo que supone caminar 20 km por día). El esfuerzo que conlleva prepararse para hacer el Camino de Santiago en condiciones y una vez allí aguantar el tirón, superándonos cada etapa, es uno de los valores más enriquecedores.

Como peregrino aprenderás a llevar tus límites más allá de lo que pudieras haber imaginado y a seguir adelante hasta que consigas tus objetivos, por muchos obstáculos que se te pongan por delante. 

➡️ Curiosidad por aprender

El Camino de Santiago es una enseñanza diaria; no importa las veces que lo hayas recorrido, siempre puedes aprender de un peregrino más veterano que tú. Para eso hay que escuchar con atención, no dar nada por sentado y no perder nunca la curiosidad por aprender algo nuevo cada día. La "profesión" de peregrino es de lo más interesante; está llena de trucos y consejos, pero sobre todo, de ríos de experiencia.

Si no quieres caer en la misma piedra que los demás (aunque a veces sea inevitable), abre bien los ojos y los oídos, pregunta sin pudor y toma nota de los que de verdad saben.  

➡️ Compañerismo

La convivencia en ciudades inevitablemente nos lleva a una vida más solitaria, centrada en familia y amigos, con redes humanas cada vez más reducidas (las redes sociales también han hecho mucho por ello). En estos entornos cada vez la empatía con los demás es un valor que se prodiga menos; sin embargo es algo fundamental que nos define como seres humanos.

El Camino de Santiago es un oasis apartado de las reglas no escritas de la sociedad, donde no se puede mirar para otro lado cuando alguien necesita ayuda o auxilio. La ruta jacobea es exactamente eso, echar una mano cuando los demás lo necesitan, porque nunca sabes cuándo necesitarás tú a los demás. 

➡️ Respeto y empatía

"El turista exige, el peregrino agradece". En el Camino de Santiago, el dinero no lo es todo; se trata de una ruta espiritual, una experiencia que funciona gracias al desinterés de mucha gente (impagable la labor de los hospitaleros voluntarios). A todas esas personas, como peregrinos debemos agradecerles su trabajo, teniendo paciencia; no estamos en un resort con pulsera de todo incluido.

También debemos ponernos en la piel de los habitantes de los cientos de localidades que atraviesa el Camino; sobre todo en temporada alta conviven con gran cantidad de caminantes cada día. Se merecen todo nuestro respeto y empatía; tenemos que intentar en la medida de lo posible no trastocar su normalidad. 

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente

No hay ningún comentario en este muro social

Últimos contenidos
Consejos
Curiosidades
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Política de privacidad | Política de Cookies | Condiciones generales | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado y administrado por Hyliacom