Reportaje

Hacer el Camino de Santiago en Navidad

¿Es recomendable echarse la mochila a la espalda en estas fechas? ¿Qué planificación previa necesitas antes de lanzarte a la aventura?

Camino de Santiago | Foto de Emma Heath

Camino de Santiago | Foto de Emma Heath

Pese a que la Navidad sin duda sea el periodo del año más destacado para reunirnos en torno al hogar, ver más a los seres queridos y hacer vida familiar, cada año son más los peregrinos que deciden echarse la mochila a la espalda, aunque todavía no sea algo muy habitual. Cada vez es menos inusual encontrarse con caminantes por estas fechas que o bien buscan aislarse del absorbente montaje navideño caminando en busca de la intimidad, o bien llevarse a los suyos al Camino de Santiago para vivir una Navidad alternativa que nunca olvidarán.

Sin embargo es un hecho que la dureza del Camino de Santiago en estas fechas se acrecenta y requiere del peregrino más preparación y planificación, sin lugar a dejar tantos cabos sueltos como en la época de temporada alta. Hoy te vamos a hablar de las motivaciones que pueden llevarte al Camino de Santiago en Navidad y las consideraciones que debes tener en cuenta si te animas a coger la mochila estos días. 

✔ Camino de Santiago en Navidad: ¿Por qué hacerlo?

Hay muchos motivos que te pueden llevar al Camino de Santiago en estas fechas tan especiales; mucho de los que toman la decisión lo hacen buscando la reflexión y la intimidad, lo recorren solos o con un compañero, mayoritariamente habiendo completado en Camino en ocasiones anteriores y muy conscientes de lo que se pueden a encontrar en su trayecto. Por esta razón los peregrinos que caminan durante estas fechas (al igual que en otros meses especialmente fríos) lo hacen con el equipo necesario, siempre comprobando la información climatológica y con los alojamientos generalmente reservados.   

1. Para desconectar de la rutina navideña

Una de las principales razones que nos pueden mover a hacer el Camino de Santiago en Navidad es alejarnos del ajetreo y los convencionalismos de estas fechas tan señaladas, tomarnos por una vez un respiro de lo habitual de todos los años y aprovechar las vacaciones para probar una experiencia distinta. Hacer el Camino en Navidad es para los que buscan salir totalmente de la zona de confort, para los que buscan la soledad y la reflexión y no les importa la incomodidad de caminar con bajas temperaturas, poca luz y sin compañía alguna durante muchos kilómetros. A cambio el Camino nos ofrecerá la gran hospitalidad de sus gentes, que saben reconocer el esfuerzo de los caminantes que se aventuran durante estas fechas. 

2. Disfrutar un Camino de Santiago con paisajes irrepetibles

El que logra vencer la incomodidad y los inconvenientes de hacer el Camino de Santiago en Navidad se encuentra de frente con un regalo para la vista: increíbles paisajes invernales nevados que parecen desiertos, solo para nuestros ojos, pese a que en temporada alta estén ocupados por riadas de peregrinos. El Camino de Santiago en estas fechas es lo más parecido a lo que debieron experimentar los primeros peregrinos medievales en su tránsito solitario lleno de ilusión hasta Santiago, para presentar sus respetos al apóstol.  

3. Por motivos espirituales

Bien sea por motivos religiosos cumpliendo una promesa visitando al apóstol Santiago o bien buscando poner paz en nuestro interior caminando en silencio, el Camino de Santiago en Navidad es un marco perfecto para la reflexión, para hacer balance de lo que ha dado de sí el año que ya se nos va y para echar la vista hacia delante, comenzando el nuevo año con el espíritu renovado de fuerza al concluir esta magnífica experiencia. 

Camino de Santiago | Foto de Alexandre Balenous

Camino de Santiago | Foto de Alexandre Balenous

✔ ¿A qué condiciones hay que hacer frente si haces el Camino en Navidad?

Insistimos, como sucede en los meses más fríos del año recorrer el Camino de Santiago en Navidad no es tarea sencilla; se requiere cierta experiencia y muchas dósis de planificación. Lo que nos ofrece a cambio el Camino compensa con creces, pero hay que tener en cuenta algunos inconvenientes para ir bien preparados.

1. Muchos alojamientos están cerrados

Como seguro ya sabrás, la mayoría de albergues y alojamientos que viven del Camino de Santiago abren durante los meses con mayor afluencia de peregrinos. Es habitual que comiencen a dar servicio alrededor de Semana Santa y cierren sus puertas en octubre/noviembre, cuando el mal tiempo espanta a los últimos grupos de peregrinos. Hay alojamientos (no tiene por qué tratarse siempre de albergues) que dan servicio también durante estos meses, aunque es mucho más difícil encontrar una cama donde pasar la noche que el resto del año, así que es imprescindible reservar y asegurarse de a qué negocios podemos recurrir en estas fechas.

2. Condiciones más duras que el resto del año

En la mitad norte de la penísula diciembre puede ser un mes bastante duro para caminar. Debes estar informado en todo momento de las condiciones climatológicas del dia siguiente, prevenir posibles temporales y actuar con sentido común no poniéndote en riesgo si el día tiene muy mala pinta. Es recomendable que acortes la distancia a caminar por jornada respecto a lo que recorras habitualmente en meses más cálidos; aprovecha las horas con más luz del día para caminar, cuando las temperaturas no son tan bajas. Por último recomendarte efusivamente que siempre lleves contigo una guía con mapa para tener bien claro el camino a seguir y que lleves el móvil totalmente cargado de batería.

¿Qué ruta es más recomendable para hacer durante estas fechas?

  • Camino de Invierno: Se trata de la variante muy bien señalizada que llevan usando los peregrinos desde la Edad Media para evitar las nevadas de O Cebreiro. Con su punto de inicio en Ponferrada, recorre valle del río Sil y la Ribeira Sacra en dirección a Santiago. 
  • Camino Portugués: Esta ruta transcurre por la costa, atravesando Pontevedra de sur a norte en dirección a Santiago. Las temperaturas son más suaves que en el Camino Francés o el Camino del Norte. 

3. Necesitarás equipamiento especial

Si vas a recorrer el Camino de Santiago en Navidad debes ir preparado a conciencia con ropa adecuada. La ropa de abrigo pesa, así que necesitas una mochila más grande de la que llevarías en meses más cálidos; piensa en una mochila de entre 50 y 60 litros para no tener problemas de espacio. En cuanto al calzado si somos de los que recomendamos zapatillas de trekking para el resto del año, en invierno es casi imprescindible hacerse con unas buenas botas de montaña que nos cubran el tobillo. 

Relacionados

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente

No hay ningún comentario en este muro social

Últimos contenidos
Consejos
Curiosidades
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Localidades | Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Política de privacidad | Condiciones generales | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado y administrado por Hyliacom