Las etapas en bici

Guía del Camino de Santiago

Itinerarios del Camino Francés para ciclistas

14
Las etapas en bici
Camino de Santiago en bicicleta

Camino de Santiago en bicicleta

El Camino de Santiago en bicicleta

Al menos uno de cada diez peregrinos que realizan el Camino de Santiago alcanzan la plaza del Obradoiro montados sobre dos ruedas. Cada uno de estos bicigrinos, como se les conoce popularmente, presenta unas características distintas en función de su edad, fortaleza, peso, tipo de bicicleta, etcétera. Por este motivo, resulta extremadamente complicado sistematizar los recorridos del Camino de Santiago en bicicleta.

Las razones por las que elegir la bici para hacer el Camino de Santiago en bici son muchas; se trata una alternativa muy interesante para aquellos peregrinos que quieren recorrer grandes distancias, pero no por ello quieren renunciar a empaparse todo lo posible de los infinitos puntos de interés que esconde la ruta jacobea. La bicicleta además nos proporciona más posibilidades en cuanto a equipaje que si peregrinamos caminando gracias a la posibilidad de instalar alforjas y cestas en las que distribuir el peso que normalmente llevaríamos en la mochila, además de otras muchas cosas qué podemos llevar en nuestra bici al Camino de Santiago.

Sin embargo si optamos por hacer el Camino Santiago en bici y convertirnos en un bicigrino, debemos conocer algunas nociones básicas de mantenimiento de la bicicleta, además de no olvidar ciertas herramientas multiusos, bridas, una bomba o parches para solucionar pinchazos, algo que se hace imprescindible para salir adelante. No debemos pensar por otro lado que ir encima de una bicicleta nos ahorrará todo el esfuerzo de hacer el Camino de Santiago andando, ya que no deja de ser un intenso ejercicio físico, teniendo que enfrentarnos a importantes subidas en ciertas etapas temibles. Por ello, nuestros consejos para viajar en bici en el Camino de Santiago son que tengas siempre un ojo encima de tu estado físico y mental, hidratándote, calentando y estirando después de cada etapa para evitar lesiones.

El peregrino que elige hacer el Camino de Santiago en bicicleta no se libra de la azarosa meteorología, por lo que a elementos indispensables como el chubasquero habrá que sumar otros específicos de este medio de transporte, como las cubiertas para el barro y es que es fundamental que sepas cómo adaptar tu bici al Camino de Santiago. Una de las grandes ventajas que encontrará el peregrino en la bicicleta es esta adaptabilidad, pudiendo incluso instalar remolques o sillas para transportar niños si la situación lo requiere.

Por último, si ya te has decidido, antes de salir de casa deberás planificar cómo transportar tu bici, ya que hay múltiples opciones, dependiendo de si quieres viajar hasta el punto de partida del Camino de Santiago en bici o prefieres enviarla y recogerla allí, haciendo tu viaje realmente más cómodo. Si eliges esta segunda opción, debes saber que actualmente hay una gran variedad de servicios, con precios bastante competitivos, que te librarán de quebraderos de cabeza, como quedarte sin sitio y que te deniegen poder subir tu bicicleta al tren o autocar.

Camino de Santiago en bicicleta

Camino de Santiago en bicicleta

Las etapas del Camino de Santiago en bicicleta

A continuación te presentamos en Vive el Camino una estructura dividida en 15 etapas con inicio en Saint-Jean-Pied-de-Port y con final en Santiago. La media de kilómetros de cada jornada es algo superior a 52, aunque esta cifra puede llevar a engaño. Cada jornada se ha acotado en función de la dificultad que entraña. Por este motivo, la primera etapa tan solo consta de 26 kilómetros. Es la más corta de todas, pero las empinadas rampas pirenaicas que deberán afrontar los peregrinos harán que muchos se retuerzan sobre los manillares y que otros tantos tengan que echar pie a tierra para alcanzar Roncesvalles. Como contraste, la etapa que une Burgos con Carrión de los Condes consta de 86 kilómetros. Durante esta apenas existe desnivel, por lo que los ciclistas podrán pedalear sin problema.

Del mismo modo, y a pesar de que muchos bicigrinos optan por rodar siempre sobre el asfalto, esta guía está pensada para aquellos que avanzan sobre el Camino original, si bien es cierto que, en ocasiones, debido a dificultades insalvables, se hacen excepciones y se indica la posibilidad de continuar un tramo por la carretera.

Por supuesto, esta selección solo pretende servir de referencia para hacer el Camino de Santiago en bici. Puede modificarse al antojo de cada ciclista. El que se encuentre con fuerzas al llegar a meta puede continuar recorriendo kilómetros y al que le flaqueen antes de llegar a ella no debe forzar. Lo más probable es que encuentre albergue o alojamiento alternativo antes del fin de jornada previsto.

Índice de etapas en bici

1. Saint-Jean-Pied-de-Port-Roncesvalles (26 kilómetros)

Cota mínima: 233 metros
Cota máxima: 1.480 metros
Dificultad: Muy alta

Existe la posibilidad de cubrir la etapa pasando por la localidad de Valcarlos. Trayecto algo más largo pero más suave y sin abandonar el asfalto. De todas formas, aunque se termine sufriendo, con buenas condiciones climáticas se recomienda la ruta de los puertos de Cize. Para más información, véase el apartado «En bici» de la etapa 1.

2. Roncesvalles-Pamplona (48 kilómetros)

Cota mínima: 962 metros
Cota máxima: 449 metros
Dificultad: Muy alta

A pesar de que se descienden más de 500 metros entre el principio y el final, el primer tramo de la etapa resulta tremendamente complicado. Es el ejemplo perfecto de un trazado rompepiernas, en el que se intercalan rampas infernales con toboganes y en el que apenas existen zonas llanas. En algunos tramos el firme tampoco acompaña, aunque no es nada que no se pueda salvar con una bicicleta de montaña. En el descenso desde el alto del Arre hasta Zubiri conviene ir por carretera, ya que es realmente peligroso. La segunda mitad es considerablemente más sencilla. Para los amantes de los pedales, se pasa por Villava, la localidad natal de Miguel Induráin, pentacampeón del Tour de Francia.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 2 y 3.

3. Pamplona-Estella (44 kilómetros)

Cota mínima: 397 metros
Cota máxima: 780 metros
Dificultad: Alta

Etapa totalmente marcada por el ascenso y el descenso del alto del Perdón. Esta dificultad conviene tomársela con calma. El viento y el poco agarre de los neumáticos complican la subida. El descenso es muy peligroso. Conviene descender por la carretera. El resto de la etapa no presenta grandes dificultades, aunque la llegada a Estella es algo complicada.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 4 y 5.

4. Estella-Logroño (49 kilómetros)

Cota mínima: 420 metros
Cota máxima: 590 metros
Dificultad: Alta

Etapa muy cómoda salvo el ascenso a Villamayor de Monjardín, corto pero exigente, y el tramo comprendido entre Torres del Río y Viana, una auténtica tortura llena de paredes y descensos en los que se exige unos buenos frenos. Muchos ciclistas terminan por recorrer este tramo por la carretera.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 6 y 7.

5. Logroño-Santo Domingo (48 kilómetros)

Cota mínima: 390 metros
Cota máxima: 715 metros
Dificultad: Media

La etapa transcurre por el valle del Ebro, zona en la que son comunes los fuertes vientos. El ascenso hasta el alto de San Antón es la dificultad más destacada.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 8 y 9.

6. Santo Domingo de La Calzada-Burgos (75 kilómetros)

Cota mínima: 640 metros
Cota máxima: 1.165 metros
Dificultad: Muy alta

Una de los trazados más complicados debido a su extensión y a la dificultad de la segunda parte. Cómodo trayecto hasta los montes de Oca, en los que hay que afrontar grandes rampas. Antes de llegar a Burgos hay que salvar la sierra de Atapuerca, que resulta complicada por el firme, irregular y empedrado. El acceso a Burgos, por el polígono industrial, es peligroso por el denso tráfico.

7. Burgos-Carrión de los Condes (86 kilómetros)

Cota mínima: 640 metros
Cota máxima: 1.165 metros
Dificultad: Media-alta

La etapa más larga pero con claro predominio del llano. El único puerto, Mostelares, se encuentra a mitad, justo a la salida de Castrojeriz. Conviene no cebarse, ya que las últimas rampas son las más exigentes. Ya en Tierra de Campos, antes de la llegada a Frómista, bonito paseo a la orilla del canal de la Mancha

8. Carrión de los Condes-Sahagún (39 kilómetros)

Cota mínima: 830 metros
Cota máxima: 910 metros
Dificultad: Muy baja

Etapa de transición. Casi de descanso. Los peregrinos tendrán la oportunidad de aprovechar el día en Sahagún. Muy poca distancia y sin ningún tipo de dificultad. El perfil se parece a un plato. Conviene recargar pilas para completar con garantías la segunda semana de Camino a Santiago.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 16 y 17.

9. Sahagún-León (57 kilómetros)

Cota mínima: 800 metros
Cota máxima: 910 metros
Dificultad: Baja

Tras el descanso de la jornada anterior, el peregrino vuelve a disfrutar de una jornada suave para que las piernas vuelvan a engrasarse. El perfil de la jornada es muy llano. El páramo leonés puede castigar en verano debido a las temperaturas que se alcanzan en la zona. La variante por Calzadilla de los Hermanillos es un par de kilómetros más larga.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 17 y 18.

10. León-Astorga (49 kilómetros)

Cota mínima: 800 metros
Cota máxima: 950 metros
Dificultad: Baja

Otra etapa muy asequible, tanto por el kilometraje como por el perfil. El páramo se va suavizando a medida que el peregrino se acerca a Astorga. Cruzar en bicicleta el puente del Paso Honroso, a pesar del suelo empedrado e irregular, probablemente se convierta en uno de los momentos que se quedarán guardados en la retina.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 19 y 20.

11. Astorga-Ponferrada (54 kilómetros)

Cota mínima: 500 metros
Cota máxima: 1.504 metros
Dificultad: Alta

Se acabó el páramo. Se pasa de golpe de las rectas planas e infinitas al punto más alto de todo el Camino Francés en España, y todo en un abrir y cerrar de ojos. Las piernas vuelven a sufrir con la escalada. Reaparece el ácido láctico. El descenso es realmente peligroso. No completarlo por carretera es una auténtica imprudencia. Mucha precaución en la bajada desde El Acebo a Molinaseca. Un monumento a los pies del Camino recuerda a una de las últimas víctimas, un peregrino alemán.
Durante la subida, hay tramos con marcas en la carretera, en las que también se aconseja continuar por el asfalto.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 21 y 22.

12. Ponferrada-O Cebreiro (50 kilómetros)

Cota mínima: 460 metros
Cota máxima: 1.320 metros
Dificultad: Muy alta

Junto con el bautismo de fuego en el Pirineo navarro, esta jornada constituye la auténtica etapa reina para aquellos que recorren el Camino de Santiago en bicicleta. La montaña en su máxima expresión. El ascenso a O Cebreiro, no exento de dificultades, se puede completar por el Camino tradicional, aunque al salir de Las Herrerías, el último pueblo antes de comenzar la ascensión, aparecen varias pintadas enviando a los ciclistas por el asfalto. Entrar en Galicia compensa el sufrimiento. Salvo la llegada a Villafranca, con algún que otro repecho, el primer tramo de la etapa transcurre con tranquilidad. Conviene reservar fuerzas para los últimos kilómetros.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 23 y 24.

13. O Cebreiro-Sarria (40 kilómetros)

Cota mínima: 450 metros
Cota máxima: 1.330 metros
Dificultad: Media

Fuerte repecho para coronar el alto de Poio. Desde este punto, descenso. Complicada llegada a Triacastela por toboganes empedrados. Desde este pueblo existen dos posibilidades para llegar a Sarria. La original transcurre por San Xil, algo más corto pero también con un punto de exigencia. La variante pasa por Samos, donde se emplaza el famoso monasterio.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 25 y 26/27

14. Sarria-Palas de Rei (40 kilómetros)

Cota mínima: 360 metros
Cota máxima: 730 metros
Dificultad: Media

Corta pero traicionera. El primer tramo, suave, se puede complicar en época de lluvias, ya que el terreno suele embarrarse hasta niveles inimaginables fuera de Galicia. Cuando finaliza el plácido descenso hasta Portomarín, comienza el tramo más complicado y exigente de la etapa, repleto de falsos llanos y de rampas considerables.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 28 y 29.

15. Palas de Rei-Santiago (69 kilómetros)

Cota mínima: 290 metros
Cota máxima: 560 metros
Dificultad: Media-alta

Última jornada de marcha. Las fuerzas empiezan a flaquear pero tener Santiago a tiro de piedra invita a realizar el último esfuerzo. La subida a Arzúa tiene rampas complicadas así como el ascenso al mítico Monte do Gozo. El kilometraje es considerable. También hay que tener en cuenta que algunas zonas pueden estar muy embarradas.
Para más información, véase el apartado «En bici» de las etapas 30, 31 y 32.

Actividad

Para vivir el camino debes estar registrado y/o logueado. ¡Da el primer paso y empieza tu historia!

Actividad reciente
Mari Arias
Mari Arias 07/08/16 00:28:56
00
... aunque también puedes improvisar y cada día hacer lo que consideres más adecuado y adaptado a tu estado de ánimo y/o fuerzas
0 0
La Voz de Galicia La Voz de Asturias

Puntos de interés

Albergues | Alojamientos | Restaurantes | Guarnicionerías | Médicos | Puntos de interés | Talleres de bicicletas

Contactar | Aviso Legal | Autoría | Mapa Web

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (ESPAÑA) Inscrita en el Registro Mercantil de A Coruña en el Tomo 2438 del Archivo, Sección General, a los folios 91 y siguientes, hoja C-2141. CIF: A-15000649

Desarrollado por Hyliacom

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.